¿Cómo conseguir la vida que deseas?

Tiempo de Lectura: 4 minutos

¿Has tenido alguna vez la sensación de estar viviendo como un barco a la deriva? Arrastrado por la rutina solo con el objetivo de pagar tus facturas, cumplir con las responsabilidades que has adquirido en el camino y darte algún que otro capricho para compensar todo el esfuerzo.

En ocasiones, repetimos los días y avanzamos sin dirigirnos hacia un lugar determinado. Tenemos una única vida terrenal y creo firmemente que se debe vivir con un propósito. Como en una empresa, tu vida debería tener un proyecto con metas a medio y largo plazo. Solo necesitas un instante para preguntarte ¿Hacia dónde voy?

Te propongo unos sencillos ejercicios que te ayudarán a descubrir y conseguir la vida que realmente deseas:

Evalúa tu vida actual

En una escala del 1 al 10, evalúa con sinceridad tu nivel de satisfacción en cada una de estas áreas:

  1. Crecimiento Personal
  2. Negocios/Estudios
  3. Familia
  4. Salud
  5. Amigos
  6. Recreación/Diversión
  7. Amor
  8. Contribución a la sociedad
  9. Finanzas
  10. Espiritualidad

Cuando hayas terminado la evaluación, rodea aquellas áreas en las que te encuentres en un nivel menor a 5. Esos son los aspectos a los que, en adelante, vas a poner especial atención.

Define tu ideal de vida

Escribe 20 cosas que te gustaría hacer o tener ¿Qué es eso que verdaderamente quieres conseguir? ¡Sueña a lo grande! Interrumpe esta lectura y ponte con ello ahora ¡Venga! Solo te llevará unos minutos. Si te atascas, puedes utilizar las áreas relacionadas arriba para inspirarte. Mi lista incluye cosas tan sencillas como un arriate de plantas aromáticas hasta un chalet con certificación energética “A”.

Los sueños pequeños no motivan a nadie. Mario Alonso Puig

¿Las tienes? ¡Pues continuamos! El siguiente paso es identificar las creencias limitantes que hasta ahora te han impedido conseguir esas 20 cosas que acabas de anotar en tu lista

Haz de tu cerebro un aliado

Ya sabes que la función de tu cerebro es protegerte para sobrevivir y no para conseguir la felicidad. La mayor parte del tiempo tu cerebro funciona como un buscador de problemas y lo que quieres es convertirlo en un hallador de posibilidades.

Las creencias son ideas basadas en la evidencia. Lo veremos claramente con un acontecimiento histórico:

  • En España desde 1998 el precio de la vivienda subía cada año y lo hizo exponencialmente desde 2001 (evidencia)
  • En el año 2003 los expertos en el tema tenían la absoluta certeza de que los precios seguirían subiendo (creencia)
  • En 2008 el precio de la vivienda cayó bruscamente y desencadenó la crisis inmobiliaria que ya todos conocemos.

Vemos que “el precio del bien inmueble va a seguir subiendo” es una creencia errada, aunque 10 años de experiencia indicara todo lo contrario. La conclusión de este ejemplo pone de manifiesto que las creencias no son verdades absolutas.

Las creencias son subjetivas, algunas las adquiriste en tu crianza (entorno familiar) y otras durante las experiencias vividas (entorno social). Todos venimos con alguna creencia que nos limita a la hora de conseguir lo que queremos, y la clave para liberarnos de esas creencias limitantes es la flexibilidad. Te propongo un sencillo ejercicio: pregúntate si hay alguien que ya haya conseguido lo que deseas. Y cuando tengas a esa persona en tu cabeza, di con firmeza “Pues si esa persona pudo lograrlo, yo también“. Comienza a integrar esta idea, hazla tuya y serás imparable.

Pon las emociones a trabajar para ti

Las emociones negativas restan energía y es importante reconocer cuándo aparecen para poder gestionarlas antes de que la amígdala tome el control y te veas desbordado por ellas.

El estrés hace que tu cuerpo libere cortisol y un alto nivel de este “veneno” en tu organismo debilita el sistema inmunitario, produce insomnio, problemas de piel, ansiedad, problemas cardiovasculares y depresión, entre otras afecciones.

Trucos para liberar las emociones “negativas”

  • Movimiento. Actividades aeróbicas como saltar, caminar o correr reducen el cortisol y genera oxitocina, también conocida como la hormona de la felicidad.
  • Lenguaje positivo. Si te sientes mal, asedia tu mente repitiéndote palabras o frases positivas, como el mantra: Mi vida mejora cada día.
  • Postura corporal. La química de tu cerebro se ve afectada cuando cambias tu postura corporal. Encuentra una postura de poder y, cuando te sientas decaído, adóptala durante un par minutos y espera a ver los resultados.
  • Respiración. Realiza las respiraciones rápidas del método Wim Hof, practica mindfulness o medita.
  • Equilibra los dos hemisferios del cerebro: tararea una canción (hemisferio derecho) y cuenta mentalmente del 10 al 1 (hemisferio izquierdo).
  • Técnica de liberación emocional (ó EFT). El tapping conseguirá reducir la intensidad de la emoción que te embarga.
  • Sonríe -sin ganas-. ¿Sientes tristeza? Sonríe frente al espejo, no importa que no sea una sonrisa genuina. Tu cerebro detectará esa mueca de alegría y se pondrá a trabajar para generarla verdaderamente.
  • Aumenta tu vibración dando las gracias. El agradecimiento es un ejercicio mental que pone el foco en todo lo que ya tienes y en todas las cosas positivas que te ocurren cada día. Piensa cada noche en 5 ó 10 cosas por las que te sientes agradecido.

Visualiza tu éxito y vívelo

  1. Técnica de visualización. Cierra los ojos y ve al futuro, visualiza lo que quieres conseguir con todo lujo de detalles: ¿Cómo te ves? ¿Qué sientes? ¿Qué oyes? ¿Qué hueles? Luego vuelve al presente y, sabiendo que vas en esa dirección, realiza HOY mismo una acción relacionada con ese objetivo.
  2. Fake it until you make it ó Fíngelo hasta que lo consigas. Actúa como si ya fueses esa persona que quieres ser, actúa como si ya tuvieses eso que deseas tener ¡Haz la prueba y cuéntame!

 

Lecturas recomendadas: “Poder sin límites” de Anthony Robbins, “Vivir con abundancia” de Sergio Fernández y “Domina tu voluntad” de Victoria Cadarso.

Inspirado en el taller “Quiero y voy a por ello” de Miguel Rocha Casado.

Gracias por seguir ahí.

¿Qué es el AMOR? Verdades y patrañas

Tiempo de Lectura: 2 minutos

¿Qué es para ti el amor? Ya hace tiempo que quería escribir sobre esta fuerza que mueve el mundo. Pero antes, quiero contarte lo que considero que no es AMOR.

Cuando aún tenemos asuntos pendientes de resolver con nuestras etapas infantiles, fácilmente podemos caer en tres sucedáneos que se suelen confundir con el verdadero amor:

  1. Para un bebé la dependencia es AMOR. Queda muy bien reflejada en afirmaciones del tipo “Mi vida sin ti no tiene sentido” o “Sin ti no soy nada”. En estas relaciones, cuando uno de los componentes se expande, el otro entra en pánico. Las parejas basadas en un sentimiento de dependencia terminan por asfixiarse. Este patrón también se puede observar en la relación paterno-filial: hay padres que impiden que sus hijos experimenten y maduren, hijos que quedan al servicio de sus padres o padres que viven su vida a través de sus hijos.
  2. Un bebé-niño actúa para conseguir la aprobación de sus cuidadores. Es importante recordar que la aprobación es exigencia. En este tipo de relaciones, los adultos permanecen preocupados por las necesidades de su pareja, llegando a obviar las propias. Este amor condicional genera alerta y miedo en quien lo siente.
  3. El enamoramiento se puede definir como un estado de enajenación mental transitoria. En los niños se despierta la líbido con el exterior a partir de los tres años, cuando empiezan a experimentar la sensualidad hacia sus padres. En los adultos, este momento de idealización o plenitud llega a su fin cuando las endorfinas bajan (a los 18 meses aproximadamente). Una vez agotada esa etapa de exaltación maníaca de las cualidades del otro, es frecuente escuchar frases como “Ya no eres el mismo”. Y que nadie me malinterprete por favor, me parecen fantásticas todas esas sensaciones que se experimentan durante el flechazo. Tan solo pienso que el verdadero amor es lo que queda justo después de las maripositas del estómago.

La excelente noticia es que estos tres patrones son un problema con solución. La herramienta clave es el autoconocimiento. Solo así dejarás de reprocharle a tu pareja que no te hace feliz.

Entonces ¿Qué es el amor?

Para mí es el acto de dar y recibir afecto, cariño, comprensión, atención, reconocimiento, aceptación, protección, aprecio, apego, amistad, ánimo, admiración y respeto. Considero que ese es el amor en términos generales.

El amor de pareja es poder exponer la propia realidad total, mostrándole al otro tu parte divina y también la humana. Una relación donde exista una verdadera comunicación, en la que ambas personas puedan contar su historia, confesar de dónde vienen y sanar sus heridas del alma.

Deepak Chopra dice que “El amor no es sólo un sentimiento, sino un comportamiento”. Amar es desear y favorecer el propio desarrollo y el del otro. Se trata de contribuir a que el otro crezca, se desarrolle y cumpla su misión de vida. Plantéate si lo que echas en falta en tu relación, es precisamente lo que no estás poniendo. Te animo a amar y ser amado.

Si después de lo que te he contado crees que aún no sabrías reconocer si vives una relación de amor verdadero, reflexiona: El resultado del amor debe ser el bienestar.

 

¿Cómo descubrir tu propósito de vida?

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Si algo tenemos claro en la vida son las cosas que nos desagradan. Sin embargo, nos suele resultar más difícil completar una lista con las que sí nos gustan. La mía incluye los muebles restaurados que quedan superbonitos, recibir buenas noticias, las croquetas de mi madre, las sábanas recién lavadas y una casa con olor a bizcocho.

Un día alguien me preguntó: ¿Qué quieres de la vida? Mi respuesta fue casi automática: conseguir estabilidad laboral, un hogar confortable, libertad financiera y formar una familia. Me di cuenta de que acababa de describir una vida acorde a los estándares sociales establecidos.  Y pienso que no hay nada de malo en ello, si es lo que realmente deseas.

¿Cuál es tu misión en la vida?

Pero mi entrevistador llevó la intención de su pregunta un poco más lejos de lo que yo había entendido: Me refiero a tus pasiones ¿Cuál es tu sueño personal? Yo titubeé un “No sé” atónita al descubrir que nunca me había sentado a evaluar mis deseos del alma. Imagino que con el paso de los años aprendí que ciertas metas estaban fuera de mi alcance. Ya ni siquiera recuerdo en qué momento dejé de soñar.

Después de aquella revelación, una voz interior empezó a susurrarme lo mucho que necesitaba sentarme a reflexionar sobre mis verdaderas pasiones y desvelar mi propósito de vida. Hoy sé que la misión de vida tiene mucho que ver con esas habilidades que solemos tener de forma natural. Esas cosas que siempre se te han dado bien pero a las que apenas atribuyes valor.

Para llegar a una conclusión sincera, me planteé una serie de preguntas que no dudé en contestar con total honestidad.

40 preguntas para descubrirlo

  1. ¿Qué cosas sueles hacer que te hagan sentir invencible?
  2. ¿Por qué cosas otros suelen estarte agradecidos?
  3. ¿En qué crees que eres increíblemente bueno?
  4. ¿Qué te hace más feliz en tu vida diaria?
  5. ¿Cuáles crees que son tus dones naturales?
  6. ¿Admiras a alguien? ¿Quién te inspira? Y ¿Por qué?
  7. Si pudieses elegir cualquier sitio del mundo ¿Dónde te irías de vacaciones? ¿Por qué allí?
  8. ¿Qué es lo que te resulta apasionante?
  9. ¿Cuándo fue la última vez que realizaste un trabajo que superó con creces lo que se esperaba de ti? ¿Qué tarea era? ¿Por qué te esmeraste tanto para terminarlo?
  10. ¿Has perdido alguna vez la noción del tiempo con alguna actividad con la que disfrutabas? ¿Qué estabas haciendo?
  11. Imagina que has ganado 500 millones en la lotería ¿En qué gastarías tu dinero?
  12. ¿Qué harías si supieras que no puedes fallar?
  13. Si pudieras tener o hacer cualquier cosa imaginable ¿Qué sería?
  14. ¿Sobre qué temas sueles discutir o qué asuntos defiendes cuando conversas con otras personas?
  15. ¿Qué creencias o valores son importantes para ti?
  16. ¿Qué es lo que más te preocupa sobre la situación actual que hay en el mundo?
  17. Si tuvieras recursos ilimitados ¿Qué cambiarías?
  18. ¿Qué es lo que más te preocupa sobre las generaciones futuras?
  19. ¿Cómo te gusta ayudar a la gente?
  20. ¿Cuál es la forma más típica en la que ayudas a otros?
  21. ¿Cuál es tu sección favorita en una librería?
  22. ¿Qué revista o diario comprarías en un kiosko?
  23. Si te pudieses permitir cualquier cosa ¿Qué te gustaría aprender? ¿Sobre qué tema te gustaría entender? ¿Qué te gustaría saber?
  24. ¿Recuerdas alguna vez no haber podido dormir bien porque estabas muy emocionado por algo que ibas a hacer al día siguiente? ¿De qué se trataba?
  25. Si pudieras relacionarte con personas de cualquier parte del planeta ¿Con qué clase de personas te relacionarías?
  26. Si tuvieras la total confianza de que tu arte o tu creatividad pudieran ser tu sustento de vida ¿Qué harías?
  27. De todas tus tareas cotidianas ¿Cuál de ellas estarías dispuesto a realizar de forma altruista?
  28. ¿Se te ocurre algún trabajo o actividad que no te importaría realizar gratis?
  29. Si pudieses asistir a tu propio funeral ¿Qué te gustaría oír que dijeran de ti?
  30. ¿Por qué cosas te gustaría que te recordase el resto del Mundo?
  31. Si pudieses hacer lo que quisieras ¿A qué hora te levantarías? ¿Dónde vivirías? Y ¿Con quién?
  32. ¿Te ha dicho algún amigo que eres bueno en un determinado campo o tarea? Si no, pregúntale a 5 amigos cuáles creen que ellos que son tus mayores habilidades. 
  33. ¿Qué temas te suelen interesar?
  34. Cuando navegas por internet ¿Sobre qué temas te gusta investigar?
  35. Si tuvieses recursos ilimitados ¿Cómo vestirías? ¿Trabajarías? ¿En qué? ¿Qué música escucharías? ¿Practicarías deporte? ¿Cuál? 
  36. Cuando eras niño ¿A qué querías dedicarte?
  37. ¿Cuáles son tus profesiones soñadas?
  38. ¿Qué trabajos de otras personas desearías tener? Nombra hasta 5 profesiones.
  39. ¿Qué revolución te hubiera gustado liderar? ¿Para qué?
  40. Si pudieras hacer cualquier cosa en la vida ¿Qué sería?

¡Atrévete a soñar con tus respuestas!

Una vez hayas contestado todas o la mayoría de estas preguntas, analiza si existe algo que se repita. Si te abruma el número de preguntas, dirígete directamente a la 28 y contéstala. Cuando tengas localizada esa actividad, siéntate cómodamente y dedica unos minutos a darle forma mentalmente a tu sueño de vida. Aún no es momento de analizar su viabilidad ni de pensar en un plan para alcanzarlo, simplemente describe tu sueño con todo lujo de detalles y recréalo en tu imaginación.

Un detalle curioso: cualquier sueño que pasaba por mi cabeza cobraba más sentido cuando se trataba de algo que contribuiría a mejorar la vida de otras personas. Y como canta Manuel Carrasco, ¡No dejes de soñar!

Si ya conoces tu sueño de vida, te felicito por ello y te animo a que compartas tu experiencia. Quizás te resulte más fácil descargar el test para contestar las 40 preguntas que te harán reconocer tu sueño de vida. Gracias por acompañarme.