Las 9 claves definitivas para hacer realidad tus sueños

Es un hecho, siempre encontraremos excusas que nos alejen de nuestros sueños: no tengo formación, ya no tengo edad, yo siempre fracaso, no tengo capacidad, no tengo dinero, apenas tengo tiempo, no tengo vehículo, tengo muy mala suerte y otros tantos motivos que incluso yo misma he argumentado en alguna que otra ocasión.

Lo sorprendente  del asunto no es que encontremos tal cantidad de excusas, sino que incluso nos las llegamos a creer. Sin embargo, a diario vemos cómo la experiencia y la vida misma nos demuestran que la gran mayoría de esas limitaciones son producto nuestra mente agorera:

No tengo formación. Los hermanos Wright abandonaron la escuela secundaria y desarrollaron un impresionante trabajo de ingeniería: el aeroplano. Bill Gates se confiesa un mal estudiante. El notable científico, Albert Einstein aprendió a hablar a los 3 años, sus padres y profesores consideraban que tuvo un desarrollo intelectual lento y además suspendió el examen de ingreso en la Escuela Politécnica de Zurich.

Ya no tengo edad. El olvidado músico cubano Compay Segundo conoció el éxito internacional a los 90 años gracias a la grabación del documental Buena Vista Social Club. Charles Darwin cambió la comunidad científica a sus 50 años con “El Origen de las Especies”. Henry Ford tenía 45 años cuando creó el revolucionario modelo de coche Ford T.

Yo siempre fracaso. Y Thomas A. Edison lo hizo unas 1000 veces hasta que encontró la bombilla que realmente funcionaría. Edison entró en la escuela cuando tenía unos ocho años, y su profesor le expulsó por “incompetente”.

No tengo dinero. Mark E. Zuckerberg no necesitó más que un ordenador y el apoyo de sus compañeros de Harvard para desarrollar la plataforma Facebook ¿La conoces?

No tengo capacidad. El conferenciante y escritor malagueño Pablo Pineda Ferrer, fue el primer europeo con síndrome de Down en terminar con éxito una carrera universitaria

¡No hay más preguntas, señoría! Podríamos seguir durante horas descubriendo historias increíbles sobre personas normales que se atrevieron a hacer cosas increíbles.

Afortunadamente, esas personas suelen estar dispuestas a compartir su receta mágica con el resto de los mortales que aún estamos en vías de realización. Sus recomendaciones nos revelan la existencia de un denominador común, la versión resumida: idea, plan y acción desarrollada en 3 etapas. De forma natural siguieron este concepto de 3×3 para conseguir su sueño de vida.

Estas son las 9 claves imprescindibles que componen el secreto que hará realidad tus sueños, toma nota:

  1. Identifica cuál es tu propio sueño. Tu misión en la vida es una cuestión personal, así que no adoptes los sueños de otros y descubre el tuyo.
  2. Establece un objetivo. Concreta tu sueño de vida con sumo detalle: Si tu sueño es ser famoso, define exactamente qué clase de fama querrías. Si tu sueño es ser dueño de un prestigioso restaurante, define qué tipo de comida ofrecería. Si tu sueño es ganar mucho dinero, define la cantidad exacta que quieres conseguir. Te sugiero que sueñes “a lo grande”, aún no es momento de cuestionarte cómo podrías llegar a conseguirlo.
  3. Visualiza tu éxito. Quizás este paso no sea tan fácil como parece, necesitarás repetirlo al menos 5 minutos cada día, resultará mucho más efectivo si lo haces por las noches, antes de quedarte dormido. Llevas demasiado tiempo conviviendo con ideas preconcebidas sobre ti mismo, como por ejemplo: soy un simple camarero, y es momento de convencerte del nuevo paradigma, que sería: regento un restaurante de éxito. Dedica unos minutos a imaginar que ya has logrado eso que tanto deseas, visualiza lo que haces en tu nueva vida y cómo te sientes al haberlo conseguido. Tendrás que vivirlo: ¿A qué huele? ¿Qué ves? ¿Cómo vas vestido? Así es como tu mente generará la química necesaria para hacer “la magia”.
  4. No permitas que otros logren convencerte de lo que no eres capaz de hacer. Ten fé en ti mismo. Intenta rodearte de personas que apoyen tu proyecto y que te puedan ayudar a alcanzar tu sueño de vida. En el camino encontrarás seres que intentarán desmoralizarte diciendo que tu objetivo es imposible, o que tus aspiraciones son demasiado ambiciosas. Considéralo una estupenda noticia, porque cada vez que alguien avecine tu fracaso, sabrás que te encuentras más cerca de realizar tu sueño. En ocasiones, las personas que abandonaron su propósito o simplemente nunca tuvieron uno, se sienten amenazadas por aquellos que, como tú, deciden salir de su zona de confort. Es imprescindible que trabajes en tu autoestima para seguir creyendo en ti y en tus capacidades.
  5. Establece un plan para conseguirlo. Ya sabes lo que deseas y además conoces bien tus talentos y virtudes. Ahora es el momento de determinar la estrategia que te hará conseguir tu sueño. Para ello debes definir lo que puedes ofrecer y la pregunta correcta que debes hacerte es: Para recibir lo que deseo ¿Qué voy a dar yo a cambio? Considéralo tu proyecto de vida.
  6. Divide el plan en metas alcanzables. Ya has planteado tu plan, te parece abrumador -es posible que realmente lo sea- y sientes miedo. No luches para vencerlo, simplemente acepta el miedo y ponte manos a la obra. Necesitarás dividir o incluso subdividir el gran plan en metas menores que te resulten alcanzables. Te sentirás mejor si consigues tachar diariamente alguna tarea de tu lista.
  7. Encuentra la motivación. Para emprender las tareas establecidas necesitarás energía y determinación. Adquiere buenos hábitos diarios y cuida tu salud.  En esta etapa tendrás que realizar los esfuerzos necesarios para alcanzar las metas que te has marcado. Para que la auto-disciplina no se convierta en un sacrificio, necesitarás mantenerte motivado. Toma las riendas de tu rutina y celebra tus progresos por mínimos que te parezcan. Es importante  que esquematices tu jornada laboral de una forma realista y responsable: sin sobrecargas ni aplazamientos.
  8. Plan CEl fracaso no existe. Si no alcanzas tus metas, reestructúralas. Puede que tu primer plan no funcione, en ese caso inténtalo de otra manera. Continúa hasta encontrar tu propia fórmula del éxito. No te rindas. Cada “fracaso” es una lección aprendida, porque en cada nuevo intento adquieres experiencia y sabiduría. Si te has equivocado, vuelve al inicio, evalúa lo ocurrido y establece una nueva estrategia.
  9. Haz algo HOY para poner tu plan en marcha. Evita la procrastinación: me pondré con ello cuando esté más tranquilo o lo haré más tarde. La pereza es la maestra de los pretextos, no permitas que te invada. El momento oportuno es AHORA. Seguro que en este preciso momento tienes la posibilidad y capacidad de hacer algo que te acerque a tu objetivo.

Ya sabes que puedes lograr lo que te propongas. Te recomiendo dos estupendos libros que seguro te ayudarán con ello: Piense y hágase rico de Napoleon Hill y Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen R. Covey.

Si alguien viene a contarte milongas, báilatelas y sigue adelante con tu plan. Gracias por leer y compartir.

Secretos de Eterna Juventud

Diariamente podemos observar en los medios de comunicación cómo se asocia la eterna juventud con la apariencia física externa de chicas de 23 años. Sin embargo, las personas que ya hemos pasado de largo los 24 sabemos que lo que queremos es tan realista como vivir todo el tiempo posible en las mejores condiciones posibles.

La Comunidad científica llegó a la conclusión de que el ser humano podría llegar a vivir unos 120 años. Es importante tener en cuenta que nuestro organismo se encuentra en continuo cambio y que irá envejeciendo hasta cesar su funcionalidad. Este hecho va a provocar la irremediable muerte biológica de nuestro cuerpo, pero debemos reconocer que 120 años es una generosa fecha de caducidad ¿No crees?

Precisamente Jeanne Calment es la persona de la contemporaneidad científicamente documentada que vivió hasta bien entrados los 122 años (1). Jeanne practicó esgrima hasta sus 85 años y se desplazó en bicicleta hasta los 100, también sobrevivió a las muertes prematuras de su hija y su nieto. Ella afirmaba que el secreto de su longevidad se encontraba en la ingesta diaria de chocolate, y que el elixir de su apariencia juvenil era el aceite de oliva que usaba para el cuidado de su piel.

Un dato de interés (2): en España la esperanza de vida media aumentó 40 años en solo un siglo (de 1910 a 2009).

Mantenerte joven hoy en día es muy sencillo. Solo tienes que hacerte el firme propósito de llegar a la máxima edad en las mejores condiciones físicas, mentales y emocionales.

Tanto si reconoces esa juventud en ti como si piensas que ya la has dejado atrás, ten en cuenta que:

  • Si crees que los 67 años no van a llegar nunca, mejor cambia el chip y empieza a cuidarte cuanto antes, porque llegarán y también querrás sentirte fenomenal entonces.
  • Si crees que la vida termina a los 65 años, te sugiero que cambies de actitud y te cuides a conciencia para disfrutar de todos los años de tu nueva etapa.

No necesitas buscar una fuente oculta en la cima del Himalaya para tomar el elixir de la eterna juventud, el secreto de la longevidad se encuentra en ti. Ya no importan los años que hayas cumplido, puedes rejuvenecer tu edad biológica siguiendo estos 10 sencillos pasos:

  1. Disfruta y ríete todo lo que puedas. Incluye en tu agenda actividades que te diviertan sin poner en riesgo tu salud. Intenta reducir las tareas que te disgustan o realizarlas de una manera diferente para que te resulten más llevaderas.
  2. Cuida tu cerebro. Ejercita tu mente diariamente.
  3. Duerme 8 horas. Recuerda que la falta de sueño favorece la obesidad y el estrés.
  4. Ejercita tu cuerpo. Si no puedes caminar 30 minutos al día, estira o realiza cualquier otra actividad física regularmente.
  5. Socializa. Conocerás gente nueva viajando, apuntándote a clases, formando parte de un club de tu interés o haciéndote voluntario de alguna asociación.
  6. Medita. No pienses demasiado, dedica diariamente algunos minutos a escuchar tu cuerpo y acallar tu mente.
  7. Reduce el estrés. Habla menos de lo que tienes pendiente y ponte con ello. Haz pausas para descansar entre cada tarea y gestiona tus emociones negativas.
  8. Aliméntate adecuadamente con una dieta baja en calorías y rica en nutrientes.
  9. Lleva un ritmo de vida saludable y concédete tu tiempo para hacer las cosas.
  10. Responsabilízate de tu salud. Además de realizar las correspondientes revisiones periódicas, también puedes consultar todas tus dudas a tu médico o naturópata, buscar información alternativa en Internet, ampliar tus conocimientos con cursos o libros. Cuidarte debe ser tu prioridad.

Para cerrar estos consejos he elegido una frase que me encanta “Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años” Abraham Lincoln. Gracias por leerme, cuidarte y compartirlo.

Si quieres ampliar tu información sobre el tema hazte con el libro “Las fuentes de la eterna juventud” y “Mantenerse joven no es cuestión de edad

(1)Wikipedia  (2)¿Por qué vivimos más? Juan Manuel García González, Universidad de la Rioja