Cómo sacudirte la tristeza

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Seguro que en alguna ocasión te has sentido fenomenal y las personas de tu entorno te han dicho lo bien que te ven. Me refiero a esos días en los que tienes “el guapo subido” sin apenas haber invertido tiempo en tu apariencia física.

Tus amistades o familiares intentarán convencerte de que estás muy bien cuando te recoges el pelo, pero son los mismos que otro día te dirán que estás mejor con el pelo suelto.. Aunque realmente, tú sabes que tu verdadero atractivo aflora cuando te sientes despampanante por dentro.

El brillo de los ojos no se puede peinar, maquillar ni calzar con tacones. Tu mirada destella cuando te sientes pletórica/o: cuando has aprobado ese examen, cuando te enamoras, cuando consigues el trabajo que querías, cuando te felicitan por tu buen hacer, cuando te superas, cuando tomas una decisión que te libera, cuando consigues lo que tanto deseabas…

En el camino a la felicidad sostenible encontrarás muchos momentos así de buenos y otros tantos de bajón. Si tus días tristes se prolongan es probable que el problema sea algo más profundo (depresión) y es aconsejable que contactes con una persona especializada para resolverlo. Si se trata simplemente de momentos o días aislados en los que te sientes triste, puedes decidir salir de esa etapa ahora mismo.

Sigue estos magníficos consejos que conseguirán animarte en pocos días:

a) No te agobies porque TODO PASA. Además, tú ya pones toda tu voluntad en sentirte mejor y estás a medio camino solo por leer ésto.

b) ¡Enamórate de ti! Cuida tu imagen más de lo habitual, no importa si te sigues viendo mal. Haz un esfuerzo y ve a la peluquería, pinta tus uñas, ponte la ropa que reservas para las ocasiones especiales, usa tu mejor perfume, usa los colores que mejor te sientan o píntate los labios. Si aún no tienes ánimo para hacer todo eso, NO PASA NADA. Puedes seguir de la cama al sofá, y continuar con los siguientes consejos hasta que te sientas con fuerzas para reconquistarte.

c) “Reza” antes de levantarte. Coloca un folio con afirmaciones positivas cerca de tu cama y léelo cada mañana al despertar tantas veces como te apetezca. Si quieres, puedes adaptar mi Oración-Positiva favorita a tus preferencias.

d) Cada noche al cerrar los ojos imagínate consiguiendo lo que te has propuesto. Que lo último que tengas en la cabeza antes de dormirte seas TÚ en tu mejor momento, con ganas de reír y sintiendo alegría.

e) Elige material divertido: comedias para tus tardes de cine en casa, series de televisión simpáticas, chistes, tiras cómicas o vídeos que te alegren el día (a mí me funcionan los de risas contagiosas de bebé).

f) Rodéate de gente alegre. Explica lo que te ocurre a las personas que te quieren y pídeles ayuda, seguro que buscarán la forma de hacerte reír.

g) Puedes colocar fotos en las que aparezcas con tus mejores amigos para mirarlas cuando te sientas mal, así recordarás que esas personas te van a apoyar pase lo que pase. También puedes colocar fotos en las que te ves estupendamente bien y radiante, para recordarte que pronto vendrán tiempos mejores y que, sin duda alguna, volverás a sentirte feliz.

h) No olvides que nadie llega por casualidad. Tú estás aquí porque contribuyes a este MUNDO con algo especial, con algo que solo tú puedes aportarle. Además eres la parte más importante del Club de las Malas Maneras.

i) Coloca notas con frases motivadoras por toda la casa: en los espejos, en la pantalla del PC, frente al fregadero, en el garaje, en la nevera, en la puerta de casa, en tu lugar de trabajo, en la taquilla del gimnasio, frente a la pared del baño, en el salpicadero de tu coche, en el armario.. Te dejo algunas que he tomado prestadas:

  • Donde termina el esfuerzo, comienza el fracaso. Nunca te rindas.
  • Aunque llegues el último en una carrera siempre tendrás por detrás a los que no se atrevieron a correrla.
  • Cada día comienza con un acto de coraje y esperanza: levantarse de la cama.
  • La mayor gloria de la vida no reside en no caernos nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos.
  • Nunca confundas una sola derrota con una derrota final.
  • Hecho es diez veces mejor que perfecto.
  • La mejor forma de predecir el futuro es creándolo.
  • La victoria siempre es posible para la persona que se niega a dejar de luchar.
  • Camino lento, pero nunca camino hacia atrás.
  • Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.
  • Cada día es una nueva oportunidad.
  • El éxito de la vida no está en vencer siempre, sino en no darse por vencido nunca.
  • Deja de pensar y tus problemas finalizarán.
  • Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.
  • Un camino de mil millas comienza con un paso.
  • Comienza ahora lo que serás de aquí en adelante.
  • Recuerda siempre que eres más grande que tus circunstancias, eres más que cualquier cosa que te pueda ocurrir.
  • No dejes que lo que no puedes hacer interfiera con lo que puedes hacer.
  • El que teme sufrir, ya sufre el temor.
  • Si dejas salir tus miedos de tu vida, tendrás más espacio para vivir tus sueños.
  • A veces tienes que pasar por lo peor, para poder llegar a lo mejor.
  • Convierte los muros que aparecen en tu vida en peldaños hacia tus objetivos.
  • Si hiciésemos todo lo que somos capaces de hacer, nos sorprenderíamos a nosotros mismos literalmente.
  • La vida cada día te ofrece una nueva oportunidad de ser feliz, se llama: HOY.

Te invito a que comentes aquí tus frases positivas favoritas y, si necesitas más ideas hazte con las afirmaciones de Louise Hay.

Gracias por leerme. Por favor, comparte esta entrada con aquellas personas que lo pudiesen necesitar.

Secretos de Eterna Juventud

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Diariamente podemos observar en los medios de comunicación cómo se asocia la eterna juventud con la apariencia física externa de chicas de 23 años. Sin embargo, las personas que ya hemos pasado de largo los 24 sabemos que lo que queremos es tan realista como vivir todo el tiempo posible en las mejores condiciones posibles.

El cuerpo humano tiene fecha de caducidad

La Comunidad científica llegó a la conclusión de que el ser humano podría llegar a vivir unos 120 años. Es importante tener en cuenta que nuestro organismo se encuentra en continuo cambio y que irá envejeciendo hasta cesar su funcionalidad. Este hecho va a provocar la irremediable muerte biológica de nuestro cuerpo, pero debemos reconocer que 120 años es una generosa fecha de caducidad ¿No crees?

Precisamente Jeanne Calment es la persona de la contemporaneidad científicamente documentada que vivió hasta bien entrados los 122 años (1). Jeanne practicó esgrima hasta sus 85 años y se desplazó en bicicleta hasta los 100, también sobrevivió a las muertes prematuras de su hija y su nieto. Ella afirmaba que el secreto de su longevidad se encontraba en la ingesta diaria de chocolate, y que el elixir de su apariencia juvenil era el aceite de oliva que usaba para el cuidado de su piel.

Datos históricos

Un dato de interés (2): en España la esperanza de vida media aumentó 40 años en solo un siglo (de 1910 a 2009).

Mantenerte joven hoy en día es muy sencillo. Solo tienes que hacerte el firme propósito de llegar a la máxima edad en las mejores condiciones físicas, mentales y emocionales.

Tanto si reconoces esa juventud en ti como si piensas que ya la has dejado atrás, ten en cuenta que:

  • Si crees que los 67 años no van a llegar nunca, mejor cambia el chip y empieza a cuidarte cuanto antes, porque llegarán y también querrás sentirte fenomenal entonces.
  • Si crees que la vida termina a los 65 años, te sugiero que cambies de actitud y te cuides a conciencia para disfrutar de todos los años de tu nueva etapa.

No necesitas buscar una fuente oculta en la cima del Himalaya para tomar el elixir de la eterna juventud, el secreto de la longevidad se encuentra en ti. Créeme ya no importan los años que hayas cumplido.

Rejuvenecer en 10 sencillos pasos

  1. Disfruta y ríete todo lo que puedas. Incluye en tu agenda actividades que te diviertan sin poner en riesgo tu salud. Intenta reducir las tareas que te disgustan o realizarlas de una manera diferente para que te resulten más llevaderas.
  2. Cuida tu cerebro. Ejercita tu mente diariamente.
  3. Duerme 8 horas. Recuerda que la falta de sueño favorece la obesidad y el estrés.
  4. Ejercita tu cuerpo. Si no puedes caminar 30 minutos al día, estira o realiza cualquier otra actividad física regularmente.
  5. Socializa. Conocerás gente nueva viajando, apuntándote a clases, formando parte de un club de tu interés o haciéndote voluntario de alguna asociación.
  6. Medita. No pienses demasiado, dedica diariamente algunos minutos a escuchar tu cuerpo y acallar tu mente.
  7. Reduce el estrés. Habla menos de lo que tienes pendiente y ponte con ello. Haz pausas para descansar entre cada tarea y gestiona tus emociones negativas.
  8. Aliméntate adecuadamente con una dieta baja en calorías y rica en nutrientes.
  9. Lleva un ritmo de vida saludable y concédete tu tiempo para hacer las cosas.
  10. Responsabilízate de tu salud. Además de realizar las correspondientes revisiones periódicas, también puedes consultar todas tus dudas a tu médico o naturópata, buscar información alternativa en Internet, ampliar tus conocimientos con cursos o libros. Cuidarte debe ser tu prioridad.

Para cerrar estos consejos he elegido una frase que me encanta “Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años” Abraham Lincoln. Gracias por leerme, cuidarte y compartirlo.

Si quieres ampliar tu información sobre el tema hazte con el libro “Las fuentes de la eterna juventud” y “Mantenerse joven no es cuestión de edad

(1)Wikipedia  (2)¿Por qué vivimos más? Juan Manuel García González, Universidad de la Rioja