Los 10 mandamientos de los Padres Sanos

Tiempo de Lectura: 2 minutos

¿Qué harías si te cruzaras con una persona tóxica? A esta pregunta la mayoría contestamos desde la sensatez: huir. Pero ¿Qué puedes hacer cuando las personas tóxicas son tus padres o educadores? Cuando las mismas personas que te cuidan son las que te dañan ¿Qué puedes hacer durante la etapa infantil si eres un ser dependiente e indefenso?

Obviamente,  la huida no es una opción. Por tanto, cada niño desarrolla su propio antídoto (personalidad o comportamiento) para contrarrestar esa toxicidad y poder sobrevivir en el entorno que “le ha tocado”. Una familia disfuncional y la consecuente inestabilidad emocional pueden dejar graves huellas hasta la adultez. Esos daños te acompañarán durante toda tu vida si no lo remedias.

Por lo general, los padres tóxicos son descendientes de otros cuidadores tóxicos -tus abuelos-. Seguramente podrías descubrir toda una saga de hijos heridos en tu propia familia. Pero esa herencia tóxica no justifica la falta de toma de conciencia. Cuando comprendes que eres heredero del insano legado, es momento de aceptarlo y tomar las medidas necesarias para cortar con ese comportamiento de una vez por todas.

Que tus padres sean tóxicos y que estés leyendo este artículo son señales inequívocas de que tú eres la persona elegida. Te animo a sanar tu infancia para liberarte de la pesada carga que esas experiencias dolorosas te dejaron.

Si ejerces el maternaje hay ciertos comportamientos que debes evitar a toda costa. Toma nota de estos 10 mandamientos para Padres Sanos:

  1. Te amarás a ti mismo sobre todas las cosas. Solo así tendrás la capacidad de amar a tu hijo.
  2. Pondrás límites a tu hijo con sumo respeto.
  3. Santificarás las emociones de tu hijo y le permitirás expresarlas libremente.
  4. Honrarás las decisiones de tu hijo y considerarás su opinión.
  5. No insultarás, humillarás ni pegarás a tu hijo en ninguna circunstancia.
  6. No obligarás a tu hijo a dar muestras de cariño (falso) si no lo desea.
  7. No robarás la ilusión de tu hijo y alentarás sus sueños.
  8. No corromperás a tu hijo obligándole a mentir o a guardar secretos.
  9. No chantajearás emocionalmente a tu hijo para manipularle a tu antojo.
  10. No culparás a tu hijo de tus propios problemas o frustraciones.

Afortunadamente ni papá ni mamá tienen ya la sartén por el mango. Eres una persona adulta capaz de limpiar cualquier resto de toxicidad que hubiese quedado en ti. No dudes en ponerte manos a la obra, y recuerda que el mundo cambia cuando tú cambias.

Para dejar de sufrir tu infancia te recomiendo que te hagas con el estupendo libro de Victoria Cadarso “Abraza a tu niño interior”.

Gracias por quedarte conmigo y compartir.

Música para ser más feliz

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Escuchar música nos pone de buen humor, reduce la presión sanguínea, mejora la función muscular y nos protege de la neurodegeneración. No me canso de repetirlo: la música es beneficiosa para la salud. Desde la que escuchamos para relajarnos o concentrarnos hasta la que nos anima a movernos. De hecho, nuestras canciones favoritas son tan poderosas que nos hacen levantarnos de la silla, bailarlas, tararearlas, silbarlas o acompañar su compás con los pies.

Hasta ahora, los científicos no habían podido descubrir cómo afecta exactamente la música a nuestro cerebro. Sin embargo, un estudio realizado en la Universidad de Helsinki (Finlandia) muestra los efectos biológicos y moleculares de escuchar música clásica. Este grupo de investigadores descubrió que escuchar música mejora la actividad de los genes implicados en la secreción y el transporte de la dopamina, la función de sinapsis, el aprendizaje y la memoria (1).

¿Qué ocurre cuando escuchas música?

  • Que bajan tus niveles de ansiedad;
  • Que aumenta tu inteligencia y mejora tu memoria;
  • Que tu cerebro segrega dopamina, un neurotransmisor que ayuda a reducir los impulsos de comer de manera descontrolada;
  • Que mejora tu estado de ánimo y te convierte en una persona más positiva;
  • Que retrasa el envejecimiento de tu cerebro;
  • Que te motiva a hacer ejercicio;
  • Que induce emociones placenteras y contribuye a paliar el dolor;
  • Que ayuda a la recuperación de los enfermos;
  • Que contribuye a mejorar el tratamiento de enfermedades como la enfermedad de Parkinson, el síndrome de Tourette, el Alzheimer y algunas formas de autismo;
  • Que favorece el aprendizaje. Recuerda que la educación musical fomenta el desarrollo del cerebro en los niños.

¿Cuándo puedes escuchar música?

Como dar consejos es gratis, te recomiendo que lo hagas a diario:

  • Por las mañanas, mientras estás en la ducha o preparas el desayuno.
  • De camino al trabajo.
  • Mientras sales a pasear con tu mascota.
  • En la oficina, en el taller… Unos temas instrumentales alegres y suaves para que no molesten a tus compañeros o clientes.
  • Mientras haces las tareas del hogar que menos me gustan (durante la colada, mientras cocinas o planchas..)
  • Para jugar con tus hijos
  • Algo de música relajante de fondo durante tu meditación o mientras lees antes de ir a dormir.

Listados de música positiva para tu día a día

Existe música que nos mueve por dentro. Hay canciones que nos conmueve porque las hemos asociado a eventos concretos de nuestra vida y nos evocan emociones pasadas. Pero también encontramos canciones que, sin estar ancladas a nuestras vivencias personales, consiguen “ponernos contentos”. Son canciones que al escucharlas, ya sea por su melodía o su letra, nos transmiten positivismo y alegría, y también nos inyectan esperanza y fortaleza.

Comparto contigo un par de listados de música con temas que te dan buen rollo, son de melodía alegre y/o letra positiva. Hay para todos los gustos, pero tus sugerencias para completar cada listado son más que bienvenidas. Tienes a tu disposición una sesión en español:

Y otra en inglés:

Gracias por acompañarme en este ratito. Si te ha gustado el tema, te animo a compartirlo con otras personas ¡Hasta la próxima entrada!

(1) https://peerj.com/articles/830/