Depresión y los milagros de la Hierba de San Juan

llanto
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Me resulta preocupante el número de personas que sufren depresión en el mundo. No sé por dónde irán ya las cifras pero según la Organización Mundial de la Salud en 2015 era más de 300 millones. Igual de alarmante me parece el número de personas que toman antidepresivos para combatirla. Es curioso que los españoles seamos grandes consumidores de antidepresivos, ansiolíticos y somníferos. España es un país donde la mayor parte de su población tenemos nuestras necesidades más básicas cubiertas y además disfrutamos de un gran número de horas de sol al año. Pues a pesar de todo ésto, somos un país de deprimidos. Claramente hay algo que no estamos haciendo bien.

Y pienso que una de las cosas que no se está haciendo bien es recetar antidepresivos con cierta ligereza. Ojo, que no pretendo ponerme extremista con este tema, pero dejar nuestra salud en manos de la industria farmacéutica me parece irresponsable.

Creo que deberíamos tomar conciencia de que se trata de una droga que engancha y que tiene efectos secundarios no deseados.

La depresión es un trastorno grave que puede llegar a incapacitarte en tu rutina diaria, por eso los remedios a largo plazo pueden parecer desalentadores para aquellas personas que la padecen. Hay personas que consiguieron salir de un proceso depresivo leyendo un libro, adoptando un perro, cambiando su alimentación, practicando ejercicio o después de la visita de un grupo de amigos. Pero  sin duda hay ocasiones en las que el organismo necesita un empujoncito químico.

¿Y de dónde podemos obtener esa química?

Del lugar en el que se crea, de la propia naturaleza. La Hierba de San Juan ó Hypericum perforatum es una planta perenne que florece en pleno verano, una especie abundante en Europa, Asia y África. El hipérico es ligeramente sedante y conocido por sus propiedades antidepresivas. La forma más eficaz para consumirlo es el extracto seco por su porcentaje en hipericina. Es un aliado natural con apenas efectos secundarios (fotosensibilización en caso de consumo excesivo). Consulta con tu médico o  naturópata las cantidades recomendadas en tu caso.

Existen ensayos clínicos en los que se compara la eficacia de la Hierba de San Juan frente a un fármaco antidepresivo, de ellos se concuye que el extracto de hipérico es terapéuticamente equivalente al fármaco y además su tolerabilidad es mejor.

HipéricoLa Hierba de San Juan se utiliza también en estados de decaimiento. Pero recuerda que más importante que aliviar los síntomas a medio plazo, es encontrar la causa originaria y resolverla.

Por favor, comparte para ayudar a otras personas a salir del agujero.

Si quieres saber más sobre Plantas Medicinales y Curativas hazte con el Atlas Ilustrado de Susaeta

 

 

 

 

 

 

Dieta energética

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Estoy encantada de compartir contigo esta dieta energética que reforzará tu sistema inmunológico. Tener una rutina alimenticia semanal también te ahorrará mucho tiempo y dinero.

Para elaborarla he tenido en cuenta tres factores importantes:

  1. El ritmo cronobiológico del sistema digestivo.
  2. Las raciones recomendadas de nutrientes útiles para el metabolismo orgánico: el agua, los minerales, las vitaminas, los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas.
  3. La adecuada combinación de alimentos facilita los procesos digestivos.

En base a ello, a tus preferencias y al tiempo que quieras dedicar a cocinar,  puedes elaborar tu propia guía semanal.

Descarga esta sencilla dieta y pégala en tu nevera. Recuerda que es general y de carácter orientativo. Puedes adaptarla y modificarla como prefieras. Aquellas personas con problemas de diabetes, colesterol, celiaquía e intolerancias alimenticias tendrán que seguir las indicaciones de su médico o naturópata y sustituir los alimentos sugeridos.

Dieta Semanal

LUNES
Desayuno. Leche vegetal con cereales ó muesli.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada multicolor y Arroz integral (yo prefiero el basmati)
Merienda. Galletas integrales y leche vegetal con cacao puro y panela.
Cena. Ensalada verde y Tortilla de verduras ó Puré de verduras con Huevo duro.

MARTES
Desayuno. Té verde y tostadas integrales con aceite de oliva virgen extra (AOVE)
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada con 1/2 aguacate y Pasta integral (al pesto o con pisto).
Merienda. Frutos secos y té verde.
Cena. Ensalada con tamari y Verduras a la plancha, al vapor ó a la parrilla.

MIÉRCOLES
Desayuno. Leche vegetal con cereales ó muesli.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada y Paella vegetal de quinoa
Merienda. Té verde y Tortitas de arroz con crema de cacao. Porque te gusta y porque te lo mereces.
Cena. Ensalada con semillas y Crema de verduras.

JUEVES
Desayuno. Té verde y tostadas integrales con aove y tomate.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Cous-cous, Trigo sarraceno o Mijo con Verduras salteadas.
Merienda. Té verde y Yogurt con muesli.
Cena. Medio aguacate y Pan Pita vegetal (verduras crudas y cocinadas) ó Ensalada y Guisantes/Champiñones.

VIERNES
Desayuno. Leche vegetal con cereales ó muesli.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada y Legumbres (lentejas, garbanzos, alubias)
Merienda. Té verde y Palitos de zanahoria cruda.
Cena. Ensalada con semillas y Caldo de verduras.

SÁBADO
Desayuno. Té verde y tostadas integrales con aove y ajo.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada, Patatas al horno con la piel y alcachofas con ali-oli.
Merienda. Crackers integrales o Tortitas de arroz con Paté de olivas o vegetal.
Cena. Ensalada verde con limón y Pescado azul (salmón, caballa, palometa, sardina).

Recomendaciones

Mediterráneamente te sugiero que dejes las sardinas para tus cenas de verano.

Una alternativa vegetariana para las cenas del lunes y del sábado pueden ser: Tofu con aceite de linaza y Verduras de hojas verdes con nueces/almendras/semillas de chía.

Para despertar el cuerpo es recomendable tomar un vaso de zumo de frutas o un vaso de agua templada con unas gotas de limón al menos 30 minutos antes del desayuno.

Si vas a endulzar tu té o infusión hazlo con stevia de certificación orgánica.

Si te gusta, puedes añadir cacao amargo a la leche.

Para darle un toque diferente a las tostadas de cada mañana añade a tu aceitera otros ingredientes al gusto: laurel, romero, pimienta negra, ajo o pimiento chile.

Es recomendable consumir fruta y verdura de temporada. Su aporte nutricional se adapta a las necesidades del organismo de acuerdo a las condiciones climatológicas de cada estación.

Si eres de las personas a las que no les gusta la fruta puedes prepararte un batido y condimentarlo  (smoothie para los más modernos). Mis ingredientes favoritos son: manzana, zanahoria, naranja y jenjibre.

20160426_194230La base de mis ensaladas suelen ser de: lechuga, rúcula, escarola, col, zanahoria, albahaca o endivias. Pero también las puedes hacer de algas o de otras hojas que encuentres en tu mercado local.

Aliña tus ensaladas aceite de oliva crudo, si es ecológico y prensado en frío ¡Mucho mejor! Sal del Himalaya (o sal marina sin refinar) y pimienta negra.

Hay quien no pueden pasar sin culminar su comida con una pieza de fruta de postre. Si es tu caso, mejor termina con: manzana, pera, papaya o granada.

Para que tu dieta saludable no se convierta en un suplicio es altamente recomendable que la adaptes a tu paladar y necesidades. Recuerda que siempre hay una alternativa.

Si almorzaras en estado de nerviosismo, de enfado o simplemente no disfrutases de lo que estuvieras degustando, convertirías tu comida en veneno. Así que, mantén las preocupaciones alejadas de tus alimentos.

Ya habrás observado que he excluído el domingo y es que… Sí, ese día me regalo alguna salida de tono acompañada de queso roquefort y de una copita de vino tinto.

Encontrarás más información sobre la dieta disociada en el libro “Alimentación Consciente” de Suzanne Powell y en “Menus Conscientes” encontrarás una variedad de ideas que te ayudarán a elaborar tu propia dieta.

 

GRACIAS por leer. Comparte conmigo tus recetas saludables o comenta tus consejos sobre alimentación equilibrada.

Aceites naturales, tu secreto de belleza y salud

Tiempo de Lectura: 4 minutos

¿Quieres conseguir una piel perfectamente hidratada? ¡No busques más! El secreto mejor guardado para tener un cutis perfecto es hidratar tu organismo debidamente desde el interior. Es tan sencillo como beber al menos 2 litros de líquido al día, así sea tomando agua, infusiones, zumos o caldos. No, el alcohol no puntúa, más bien resta.

Para cuidar tu piel de manera saludable, te sugiero complementar el hábito de ingerir suficiente líquido con otros gestos externos, como el uso de aceites naturales. Desde la Antigüedad los egipcios, chinos, hindúes, griegos y romanos utilizaron aceites esenciales en sus tratamientos medicinales y en la cosmética. También la Biblia cristiana menciona diversos usos de estos aceites.

Existen dos tipos de aceites, según su forma de uso

  1. Aceites portadores. Son los aceites que se utilizan como base para diluir los aceites esenciales: aceite de almendras dulces, de oliva, de semillas de frambuesa, de coco, de sésamo, de yoyoba o de argán.
  2. Aceites esenciales. Son las fragancias que se obtienen de ciertas raíces, maderas, resinas, hojas, flores, frutas y bayas: aceite de romero, de árbol de té, de lavanda, de menta, de limón, de geranio, de canela, de azahar, etc.

Formas de uso de los aceites naturales

  • Masaje facial: diluye 7 gotas de aceite esencial en 50 ml de aceite base;
  • Masaje muscular: diluye 28 gotas de aceite esencial en 50 ml de aceite base;
  • Enjuages bucales: echa 5 gotas de aceite esencial en 1 vaso de agua, mueve la mezcla en tu boca y haz gárgaras;
  • Vahos: echa 5 gotas de aceite esencial en una olla de agua hirviendo, tapa la mezcla y deja reposar durante 3 minutos, después destapa la olla e inhala los vapores.
  • Ambientador natural: Coloca un recipiente -es importante que sea resistente al calor- con el contenido de un vaso de agua y 5 gotas de aceite esencial sobre un quemador o cualquier otra fuente de calor (el radiador, la chimenea o la estufa). Así ayudarás a mantener la humedad del ambiente, y además tu hogar o lugar de trabajo quedarán impregnados de tu fragancia preferida.

Aceites y aromaterapia en la historia

Hipócrates, el “padre de la medicina”, ya usaba los aceites esenciales con fines medicinales y practicaba la aromaterapia para sanar el organismo enfermo. Es importante reconocer la influencia de los olores en nuestra vida cotidiana, sobre todo teniendo en cuenta que el olfato es un sentido que se mantiene activo mientras dormimos. Actualmente los múltiples beneficios de la aromaterapia sobre nuestra salud son incuestionables.

Un ritual de belleza económico y eficaz

Durante demasiados años hice uso de la cosmética sintética de química abrasiva, fórmulas revolucionarias, remedios mágicos instantáneos y otras técnicas agresivas que a medio plazo han resultado en una visible atrocidad cutánea. Para resolverlo, he comenzado a incluir los aceites naturales en el cuidado de mi piel. Además prefiero adquirir aceites de prensado en frío con certificación ecológica.

Hidratante facial pieles grasas con tendencia acnéica: 7 gotas de aceite de semillas de frambuesa y 3 gotas de aceite de árbol de té.  El aceite de árbol de té presenta extraordinarias propiedades antisépticas. Te recomiendo que apliques poca cantidad de aceite para evitar una sensación grasienta, masajea bien para que penetre correctamente y tu piel quede suave.

Hidratante para pieles mixtas: 5 gotas de aceite de semillas de frambuesa y 1 cucharadita pequeña de gel de aloe vera. El gel de aloe vera tiene propiedades regeneradoras y antiinflamatorias. Emulsiona el gel y el aceite con tus manos limpias, luego aplica la mezcla sobre tu rostro.

Hidratante regeneradora para pieles secas: 4 gotas de aceite de semillas de frambuesa y 6 gotas de aceite de almendras. El aceite de semilla de frambuesa ayuda a combatir el envejecimiento de la piel y el aceite de almendras es altamente hidratante.

Desmaquillador: empapa un algodón en aceite de oliva o aceite de almendras para retirar el maquillaje. Después lava tu rostro con un jabón suave. Para finalizar, aplica un tónico natural.

Tónico anti-acné: prepara una infusión de tomillo y aplícala sobre la piel limpia con un algodón abundantemente empapado.

Tónico calmante: prepara una infusión de manzanilla y aplícala sobre la piel limpia con un algodón abundantemente empapado. Perfecto para usar después de exfoliar la piel.

Exfoliante facial: mezcla un puñadito de sal del Himalaya con aceite de oliva o de almendras. Aplica la mezcla suavemente por todo el rostro con movimientos circulares, después retírala con agua jabonosa. Se desaconseja realizar más de una exfoliación al mes.

Loción anti-manchas: empapa un algodón en zumo de limón y aplica sobre las zonas manchadas del cutis. Evita totalmente cualquier tipo de exposición solar, esta loción se debe aplicar de noche y preferiblemente durante el invierno.

Hidratante corporal: aún en la ducha, aplica por todo tu cuerpo aceite de almendras a diario.

Hidratante labial: coloca un poco de miel sobre tus labios, también puedes usar manteca de karité.

Hidratante corporal profunda: extiende manteca de karité por todo tu cuerpo. Perfecta después de una exfoliación.

Hidratante reparadora para manos y pies: aplica manteca de karité en manos y pies, después colócate unos guantes/calcetines (mejor de algodón) y deja actuar durante unos minutos hasta que se haya absorbido completamente.

Loción fortalecedora para uñas: mezcla tres gotas de aceite de oliva o de almendras con una gota de aceite esencial de limón, aplica directamente sobre las uñas y masajea.

Para ayudarte a elegir el aceite más adecuado según las necesidades de cada momento, tienes a tu disposición esta tabla que incluye una relación de mis aceites favoritos y su correspondiente beneficio tópico y aromaterapéutico.

Si te han resultado útiles estos consejos, no dudes en compartirlos. Gracias por leer y darle sentido al Club.