Come bien y vive mejor

Smoothies
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Esta vez no voy a insistir en la importancia de la hidratación, bueno quizás solo un poco luego. Mi objetivo principal hoy es que descubramos algunas creencias erradas que tenemos sobre la alimentación.

Así que desmitificando en 3, 2, 1…

¿Comes o te nutres?

Una dieta sana es aquella que nos aporta energía a corto, medio y largo plazo. Seguramente comes varias veces al día, pero no necesariamente te estás alimentando con los nutrientes fundamentales que tu cuerpo necesita para funcionar correctamente, que son los micro nutrientes (vitaminas y minerales) y los macro nutrientes (proteínas e hidratos de carbono). Una alimentación saludable incluye fruta, verdura, semillas y algún grano integral.

¿Tienes hambre?

Yo solía comer cuando me tocaba, a veces comía a la hora del almuerzo por pura inercia y sin apetito ¡Error! Pregúntate antes de sentarte a comer si verdaderamente tienes hambre.

Todo lo encontrarás en el mundo vegetal

Para dejar de castigar tu organismo es necesario que prescindas de los productos que lo intoxican. No me gusta andarme con rodeos así que ahí va la tercera bomba: la leche (salvo la materna para el lactante) no es necesaria ni beneficiosas para el cuerpo humano. Tampoco encontrarás nada en la carne ni en el pescado que no te puedan aportar otros alimentos.

Una civilización se juzga por cómo trata a sus animales. Gandhi

No es mi intención ponerme radical y soltarte un discurso de alimentación no violenta. Los extremos siempre me parecen exagerados, por eso pienso que cada persona debe encontrar su equilibrio. Yo soy flexivegetariana y para evitar la sensación de privación, dejo un día a la semana para homenajearme con lo que me apetece. Te recomiendo que reserves también un momento para comer eso que te gusta especialmente, comprobarás que las excepciones se disfrutan más.

Reduce o evita los alimentos ácidos

El PH del plasma sanguíneo es ligeramente alcalino y un desequilibrio puede provocar cansancio, apatía o mal humor. Para evitarlo es recomendable que nutras tu organismo con alimentos básicos y tu mente con pensamientos positivos. Honrar tu cuerpo es tan sencillo como minimizar el consumo de azúcares, harinas blancas, carnes, pescados, mariscos y lácteos.

Combinar bien los alimentos

No basta solo con ingerir alimentos nutritivos, también es importante saber combinarlos. Es recomendable que durante las primeras 8 horas del día tus alimentos sean ligeros y ricos en agua (zumos, batidos o caldos de verdura). Durante las siguientes 8 horas puedes mezclar un alimento denso (como el arroz) con otro poco denso (como una ensalada o verdura al vapor).

Mi desayuno energético es una infusión de manzanilla con una pieza de fruta de temporada. Quizás te pueda parecer un imposible, pero alimentarse bien es mucho más sencillo de lo que creíamos. Adopta el hábito de cuidar de la persona más importante de tu vida.

Te dejo unos estupendos consejos de Ana Moreno para alimentarte correctamente:

  • Come aquello que tu bisabuela pudiese reconocer (verdura, fruta, legumbres)
  • Evita productos que contengan más de 5 ingredientes
  • Que la norma sea cocinar lo que comes, huye de los precocinados
  • Compra mejor en mercado local y evita los productos envasados del supermercado
  • Basa tu dieta en alimentos vegetales, especialmente en verduras de hoja (ricas en vitamina B9 y ácido fólico)
  • Adopta una dieta más tradicional (platos más sencillos y menos elaborados)
  • Realiza al menos dos comidas al día sentado en una mesa (y el escritorio del despacho no cuenta)
  • Come relajado y mejor en compañía (la televisión tampoco cuenta como compañía)
  • Mastica cada bocado. La digestión comienza al ensalivar, no al tragar.

Gracias por seguir del otro lado. Si te han gustado estos consejos ¡Compártelos!