Come bien y vive mejor

Smoothies
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Esta vez no voy a insistir en la importancia de la hidratación, bueno quizás solo un poco luego. Mi objetivo principal hoy es que descubramos algunas creencias erradas que tenemos sobre la alimentación.

Así que desmitificando en 3, 2, 1…

¿Comes o te nutres?

Una dieta sana es aquella que nos aporta energía a corto, medio y largo plazo. Seguramente comes varias veces al día, pero no necesariamente te estás alimentando con los nutrientes fundamentales que tu cuerpo necesita para funcionar correctamente, que son los micro nutrientes (vitaminas y minerales) y los macro nutrientes (proteínas e hidratos de carbono). Una alimentación saludable incluye fruta, verdura, semillas y algún grano integral.

¿Tienes hambre?

Yo solía comer cuando me tocaba, a veces comía a la hora del almuerzo por pura inercia y sin apetito ¡Error! Pregúntate antes de sentarte a comer si verdaderamente tienes hambre.

Todo lo encontrarás en el mundo vegetal

Para dejar de castigar tu organismo es necesario que prescindas de los productos que lo intoxican. No me gusta andarme con rodeos así que ahí va la tercera bomba: la leche (salvo la materna para el lactante) no es necesaria ni beneficiosas para el cuerpo humano. Tampoco encontrarás nada en la carne ni en el pescado que no te puedan aportar otros alimentos.

Una civilización se juzga por cómo trata a sus animales. Gandhi

No es mi intención ponerme radical y soltarte un discurso de alimentación no violenta. Los extremos siempre me parecen exagerados, por eso pienso que cada persona debe encontrar su equilibrio. Yo soy flexivegetariana y para evitar la sensación de privación, dejo un día a la semana para homenajearme con lo que me apetece. Te recomiendo que reserves también un momento para comer eso que te gusta especialmente, comprobarás que las excepciones se disfrutan más.

Reduce o evita los alimentos ácidos

El PH del plasma sanguíneo es ligeramente alcalino y un desequilibrio puede provocar cansancio, apatía o mal humor. Para evitarlo es recomendable que nutras tu organismo con alimentos básicos y tu mente con pensamientos positivos. Honrar tu cuerpo es tan sencillo como minimizar el consumo de azúcares, harinas blancas, carnes, pescados, mariscos y lácteos.

Combinar bien los alimentos

No basta solo con ingerir alimentos nutritivos, también es importante saber combinarlos. Es recomendable que durante las primeras 8 horas del día tus alimentos sean ligeros y ricos en agua (zumos, batidos o caldos de verdura). Durante las siguientes 8 horas puedes mezclar un alimento denso (como el arroz) con otro poco denso (como una ensalada o verdura al vapor).

Mi desayuno energético es una infusión de manzanilla con una pieza de fruta de temporada. Quizás te pueda parecer un imposible, pero alimentarse bien es mucho más sencillo de lo que creíamos. Adopta el hábito de cuidar de la persona más importante de tu vida.

Te dejo unos estupendos consejos de Ana Moreno para alimentarte correctamente:

  • Come aquello que tu bisabuela pudiese reconocer (verdura, fruta, legumbres)
  • Evita productos que contengan más de 5 ingredientes
  • Que la norma sea cocinar lo que comes, huye de los precocinados
  • Compra mejor en mercado local y evita los productos envasados del supermercado
  • Basa tu dieta en alimentos vegetales, especialmente en verduras de hoja (ricas en vitamina B9 y ácido fólico)
  • Adopta una dieta más tradicional (platos más sencillos y menos elaborados)
  • Realiza al menos dos comidas al día sentado en una mesa (y el escritorio del despacho no cuenta)
  • Come relajado y mejor en compañía (la televisión tampoco cuenta como compañía)
  • Mastica cada bocado. La digestión comienza al ensalivar, no al tragar.

Gracias por seguir del otro lado. Si te han gustado estos consejos ¡Compártelos!

 

Secretos de Eterna Juventud

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Diariamente podemos observar en los medios de comunicación cómo se asocia la eterna juventud con la apariencia física externa de chicas de 23 años. Sin embargo, las personas que ya hemos pasado de largo los 24 sabemos que lo que queremos es tan realista como vivir todo el tiempo posible en las mejores condiciones posibles.

El cuerpo humano tiene fecha de caducidad

La Comunidad científica llegó a la conclusión de que el ser humano podría llegar a vivir unos 120 años. Es importante tener en cuenta que nuestro organismo se encuentra en continuo cambio y que irá envejeciendo hasta cesar su funcionalidad. Este hecho va a provocar la irremediable muerte biológica de nuestro cuerpo, pero debemos reconocer que 120 años es una generosa fecha de caducidad ¿No crees?

Precisamente Jeanne Calment es la persona de la contemporaneidad científicamente documentada que vivió hasta bien entrados los 122 años (1). Jeanne practicó esgrima hasta sus 85 años y se desplazó en bicicleta hasta los 100, también sobrevivió a las muertes prematuras de su hija y su nieto. Ella afirmaba que el secreto de su longevidad se encontraba en la ingesta diaria de chocolate, y que el elixir de su apariencia juvenil era el aceite de oliva que usaba para el cuidado de su piel.

Datos históricos

Un dato de interés (2): en España la esperanza de vida media aumentó 40 años en solo un siglo (de 1910 a 2009).

Mantenerte joven hoy en día es muy sencillo. Solo tienes que hacerte el firme propósito de llegar a la máxima edad en las mejores condiciones físicas, mentales y emocionales.

Tanto si reconoces esa juventud en ti como si piensas que ya la has dejado atrás, ten en cuenta que:

  • Si crees que los 67 años no van a llegar nunca, mejor cambia el chip y empieza a cuidarte cuanto antes, porque llegarán y también querrás sentirte fenomenal entonces.
  • Si crees que la vida termina a los 65 años, te sugiero que cambies de actitud y te cuides a conciencia para disfrutar de todos los años de tu nueva etapa.

No necesitas buscar una fuente oculta en la cima del Himalaya para tomar el elixir de la eterna juventud, el secreto de la longevidad se encuentra en ti. Créeme ya no importan los años que hayas cumplido.

Rejuvenecer en 10 sencillos pasos

  1. Disfruta y ríete todo lo que puedas. Incluye en tu agenda actividades que te diviertan sin poner en riesgo tu salud. Intenta reducir las tareas que te disgustan o realizarlas de una manera diferente para que te resulten más llevaderas.
  2. Cuida tu cerebro. Ejercita tu mente diariamente.
  3. Duerme 8 horas. Recuerda que la falta de sueño favorece la obesidad y el estrés.
  4. Ejercita tu cuerpo. Si no puedes caminar 30 minutos al día, estira o realiza cualquier otra actividad física regularmente.
  5. Socializa. Conocerás gente nueva viajando, apuntándote a clases, formando parte de un club de tu interés o haciéndote voluntario de alguna asociación.
  6. Medita. No pienses demasiado, dedica diariamente algunos minutos a escuchar tu cuerpo y acallar tu mente.
  7. Reduce el estrés. Habla menos de lo que tienes pendiente y ponte con ello. Haz pausas para descansar entre cada tarea y gestiona tus emociones negativas.
  8. Aliméntate adecuadamente con una dieta baja en calorías y rica en nutrientes.
  9. Lleva un ritmo de vida saludable y concédete tu tiempo para hacer las cosas.
  10. Responsabilízate de tu salud. Además de realizar las correspondientes revisiones periódicas, también puedes consultar todas tus dudas a tu médico o naturópata, buscar información alternativa en Internet, ampliar tus conocimientos con cursos o libros. Cuidarte debe ser tu prioridad.

Para cerrar estos consejos he elegido una frase que me encanta “Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años” Abraham Lincoln. Gracias por leerme, cuidarte y compartirlo.

Si quieres ampliar tu información sobre el tema hazte con el libro “Las fuentes de la eterna juventud” y “Mantenerse joven no es cuestión de edad

(1)Wikipedia  (2)¿Por qué vivimos más? Juan Manuel García González, Universidad de la Rioja

Dieta energética

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Estoy encantada de compartir contigo esta dieta energética que reforzará tu sistema inmunológico. Tener una rutina alimenticia semanal también te ahorrará mucho tiempo y dinero.

Para elaborarla he tenido en cuenta tres factores importantes:

  1. El ritmo cronobiológico del sistema digestivo.
  2. Las raciones recomendadas de nutrientes útiles para el metabolismo orgánico: el agua, los minerales, las vitaminas, los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas.
  3. La adecuada combinación de alimentos facilita los procesos digestivos.

En base a ello, a tus preferencias y al tiempo que quieras dedicar a cocinar,  puedes elaborar tu propia guía semanal.

Descarga esta sencilla dieta y pégala en tu nevera. Recuerda que es general y de carácter orientativo. Puedes adaptarla y modificarla como prefieras. Aquellas personas con problemas de diabetes, colesterol, celiaquía e intolerancias alimenticias tendrán que seguir las indicaciones de su médico o naturópata y sustituir los alimentos sugeridos.

Dieta Semanal

LUNES
Desayuno. Leche vegetal con cereales ó muesli.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada multicolor y Arroz integral (yo prefiero el basmati)
Merienda. Galletas integrales y leche vegetal con cacao puro y panela.
Cena. Ensalada verde y Tortilla de verduras ó Puré de verduras con Huevo duro.

MARTES
Desayuno. Té verde y tostadas integrales con aceite de oliva virgen extra (AOVE)
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada con 1/2 aguacate y Pasta integral (al pesto o con pisto).
Merienda. Frutos secos y té verde.
Cena. Ensalada con tamari y Verduras a la plancha, al vapor ó a la parrilla.

MIÉRCOLES
Desayuno. Leche vegetal con cereales ó muesli.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada y Paella vegetal de quinoa
Merienda. Té verde y Tortitas de arroz con crema de cacao. Porque te gusta y porque te lo mereces.
Cena. Ensalada con semillas y Crema de verduras.

JUEVES
Desayuno. Té verde y tostadas integrales con aove y tomate.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Cous-cous, Trigo sarraceno o Mijo con Verduras salteadas.
Merienda. Té verde y Yogurt con muesli.
Cena. Medio aguacate y Pan Pita vegetal (verduras crudas y cocinadas) ó Ensalada y Guisantes/Champiñones.

VIERNES
Desayuno. Leche vegetal con cereales ó muesli.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada y Legumbres (lentejas, garbanzos, alubias)
Merienda. Té verde y Palitos de zanahoria cruda.
Cena. Ensalada con semillas y Caldo de verduras.

SÁBADO
Desayuno. Té verde y tostadas integrales con aove y ajo.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada, Patatas al horno con la piel y alcachofas con ali-oli.
Merienda. Crackers integrales o Tortitas de arroz con Paté de olivas o vegetal.
Cena. Ensalada verde con limón y Pescado azul (salmón, caballa, palometa, sardina).

Recomendaciones

Mediterráneamente te sugiero que dejes las sardinas para tus cenas de verano.

Una alternativa vegetariana para las cenas del lunes y del sábado pueden ser: Tofu con aceite de linaza y Verduras de hojas verdes con nueces/almendras/semillas de chía.

Para despertar el cuerpo es recomendable tomar un vaso de zumo de frutas o un vaso de agua templada con unas gotas de limón al menos 30 minutos antes del desayuno.

Si vas a endulzar tu té o infusión hazlo con stevia de certificación orgánica.

Si te gusta, puedes añadir cacao amargo a la leche.

Para darle un toque diferente a las tostadas de cada mañana añade a tu aceitera otros ingredientes al gusto: laurel, romero, pimienta negra, ajo o pimiento chile.

Es recomendable consumir fruta y verdura de temporada. Su aporte nutricional se adapta a las necesidades del organismo de acuerdo a las condiciones climatológicas de cada estación.

Si eres de las personas a las que no les gusta la fruta puedes prepararte un batido y condimentarlo  (smoothie para los más modernos). Mis ingredientes favoritos son: manzana, zanahoria, naranja y jenjibre.

20160426_194230La base de mis ensaladas suelen ser de: lechuga, rúcula, escarola, col, zanahoria, albahaca o endivias. Pero también las puedes hacer de algas o de otras hojas que encuentres en tu mercado local.

Aliña tus ensaladas aceite de oliva crudo, si es ecológico y prensado en frío ¡Mucho mejor! Sal del Himalaya (o sal marina sin refinar) y pimienta negra.

Hay quien no pueden pasar sin culminar su comida con una pieza de fruta de postre. Si es tu caso, mejor termina con: manzana, pera, papaya o granada.

Para que tu dieta saludable no se convierta en un suplicio es altamente recomendable que la adaptes a tu paladar y necesidades. Recuerda que siempre hay una alternativa.

Si almorzaras en estado de nerviosismo, de enfado o simplemente no disfrutases de lo que estuvieras degustando, convertirías tu comida en veneno. Así que, mantén las preocupaciones alejadas de tus alimentos.

Ya habrás observado que he excluído el domingo y es que… Sí, ese día me regalo alguna salida de tono acompañada de queso roquefort y de una copita de vino tinto.

Encontrarás más información sobre la dieta disociada en el libro “Alimentación Consciente” de Suzanne Powell y en “Menus Conscientes” encontrarás una variedad de ideas que te ayudarán a elaborar tu propia dieta.

 

GRACIAS por leer. Comparte conmigo tus recetas saludables o comenta tus consejos sobre alimentación equilibrada.