Hierbas aromáticas, las 10 joyas de tu alacena

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Recuerdo que cuando era niña mi madre preparaba infusiones para curarme el resfriado ¡Y es que los remedios caseros funcionan! La botica no tenía secretos para su abuela, ella sabía que todo lo que necesitaba estaba en el chinero de su cocina.

Hoy tampoco puede faltar en mi alacena una selección de plantas medicinales para aliviar síntomas y prevenir enfermedades. Me gusta tener a mano hierbas (de ellas se usan la hoja y la flor) y especias (de ellas se usan la semilla y la corteza). Las uso indistintamente de forma interna -para condimentar mis platos, en infusión, en extracto y como alimento- y también de forma tópica -en aceite, cataplasmas, ungüentos, baños y vapores-.

Plantas Medicinales y Curativas en la historia

Muy poco de lo que conocemos actualmente sobre las plantas medicinales es una novedad. De hecho, las antiguas civilizaciones atraídas por el aroma y las cualidades curativas de las hierbas aromáticas y las especias, crearon importantes redes comerciales en torno a ellas.

Muchas de estas plantas de uso milenario se han naturalizado bien al país de destino y las podemos encontrar en distintos lugares del planeta. Te recomiendo que adquieras preferiblemente hierbas de la flora autóctona porque la biodiversidad de la región donde vives te aportará las propiedades idóneas para ti.

Estas son las 10 hierbas aromáticas que tengo siempre en casa

Laurel. Es un perfecto tónico estomacal y estimula el flujo sanguíneo en el área de la pelvis y el útero.

Manzanilla. Calma espasmos, contracciones musculares y desórdenes nerviosos. Es un estimulante de la digestión y facilita la expulsión de los gases intestinales. Tiene propiedades antihistamínicas.

Menta. Facilita la digestión. Tiene propiedades expectorantes, antitusígenas y antisépticas. Es estimulante, diurética y tiene propiedades antiinflamatorias.

Orégano. Es una planta tónica con propiedades digestivas.

Perejil. Es estimulante y abre el apetito. Tiene propiedades diuréticas y estimula el flujo sanguíneo en el área de la pelvis y el útero.

Romero. Es estimulante y diurético. Calma espasmos y contracciones musculares. Facilita la expulsión de la bilis retenida en la vesícula biliar.

Salvia. Regulariza las funciones menstruales, es tónica y digestiva.

Stevia. Es un edulcorante apto para personas diabéticas. Tiene propiedades antibióticas, alivia la fatiga y facilita la digestión.

Té verde. Es estimulante, diurético, antioxidante y “quemagrasas”. Combate problemas buco-dentales y afecciones dérmicas.

Tomillo. Es una planta tónica y digestiva. Tiene propiedades antisépticas.

La hierba de San Juan es una planta conocida por sus propiedades antidepresivas y que, por su uso terapéutico, bien merece una entrada completa que estaré encantada de dedicársela próximamente.

Descarga este vademécum que contiene una relación de las hierbas aromáticas y especias que suelo usar. Te animo también a compartir aquí tus propios remedios caseros.

Y si quieres conocer más sobre las plantas medicinales hazte con “El Dioscórides Renovado” de Pío Font Quer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *