¿Cómo ser feliz trabajando?

Cuando empecé a trabajar creía que el único objetivo de aquello era conseguir un sueldo decente a cambio de un gran esfuerzo. Pero algo ya me decía entonces que ese no era el camino. Hace tiempo que no trabajo solo por dinero, prefiero medir la temperatura de mi satisfacción emocional y hacerme preguntas como:

  • La empresa en la que trabajo ¿Está en sintonía con mis valores?
  • El horario ¿Me permite llevar el estilo de vida que deseo?
  • El entorno ¿Contribuye al desarrollo de mis aptitudes y capacidades?

Puede que aún no estés trabajando en aquello que te apasiona, en ese caso dedícate a trabajar para aprender. Aprovecha ese puesto para poner tus propios talentos al servicio de otros. Créeme, esa actitud será la que marque la diferencia entre trabajar con resignación para pagar tus facturas y trabajar para crecer.

Hagas lo que hagas, recuerda que la máxima satisfacción de tu trabajo reside en el servicio al cliente. Cuando resuelves un problema o cubres una necesidad de otra persona, aportas valor al mundo.

Si hay algo que me rechina del ámbito laboral es la palabra “empleado”, en una de sus acepciones es sinónimo de “usado”. Es curioso que en ocasiones nos sintamos atrapados en un puesto de trabajo alienante que incluso puede llegar a mermar nuestros dones innatos. Esto ocurre porque el crecimiento es imposible cuando estás en estrés, el miedo anula tus virtudes e impide el aprendizaje. 

Si por causalidad te encuentras ahora en esa situación tienes dos opciones:

Cambiar el enfoque

  1. Pon el foco en lo positivo y concéntrate únicamente en los resultados que quieres atraer.
  2. Trabaja de manera excelente. Tú eres una persona excelente así que, te paguen lo que te paguen, trabaja para dejar a tu jefe con la boca abierta. Si trabajas en una cafetería, haz que tu café y tu servicio sean impecables.
  3. Supera la animadversión al error. Saber te da la oportunidad de enseñar, pero no saber te da la oportunidad de aprender.
  4. Acepta la ayuda de otros y disfrutarás doblemente cuando ofrezcas ayuda a los demás.
  5. No dramatices, el buen humor también es imprescindible para afrontar los problemas.
  6. Respecto a tus compañeros o clientes, recuerda que cada persona está en su propia etapa evolutiva.
  7. No admitas faltas de respeto de tus interlocutores. Existe una delgada línea entre la crítica constructiva y el abuso, aprende a reconocerla.
  8. Dejar de quejarte. Lo de “necesito desahogarme” está ya muy manido. La queja es una energía negativa que el otro no recibe, solo la padeces tú y genera malestar en el entorno laboral.

 

Dejar el trabajo

En algunas ocasiones de tu vida necesitarás cambiar de entorno para crecer. Si sufres ansiedad laboral, toma acción ya. Recuerda que pasamos un tercio de nuestro día trabajando y sentirte mal con lo que haces afectará negativamente a tu calidad de vida. Te pido que no esperes a terminar de leer este artículo, actualiza tu currículum y envíalo a todas las empresas en las que verdaderamente te gustaría trabajar.

Que sí. Que tienes que pagar la hipoteca, que hay crisis, que no hay trabajo, que la culpa de todo la tienen los políticos y tu karma ¿Quieres vivir desde el victimismo o desde la responsabilidad?

Ahora que he empezado a caerte mal, te contaré que “poner verde” a tu jefe y/o compañeros a sus espaldas solo empeorará la situación. Así que es momento de acallar esa vaga y penosa vocecita para poner toda tu energía en resolverlo ¡Implícate en tu desarrollo profesional! Sé que te resultará duro asumirlo, pero somos libres de elegir lo que hacemos en cada momento.

De verdad lamento resultar impopular, pero la responsabilidad de conseguir ese trabajo que haga que te brillen los ojos es únicamente tuya. Así que sigue buscando, o mejor aún, descubre tu misión de vida e invéntate esa profesión.

Te confieso que después de haber pasado por alguna que otra incómoda -pero necesaria- etapa laboral, por fin he elegido ser feliz en mi trabajo cada día. Durante 30 horas a la semana me dedico a dar lo mejor de mí en un entorno de crecimiento continuo. El resto del tiempo, pongo la misma dedicación en mi proyecto personal.

Aprovecho la ocasión para recomendarte algunos de los libros que me inspiraron, y que sin duda te ayudarán a hacer realidad tus sueños.

 

Gracias por formar parte del Club de las Malas Maneras. Si te han gustado estos consejos ¡Compártelos!

 

Anuncios

Gracias por dejar tus comentarios aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s