10 razones para bailar, bailar y bailar

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Uno de los elementos principales en materia de prevención de enfermedades es la actividad física regular.

Aunque se suele asociar al deporte, cada vez es mayor el abanico de actividades físicas alternativas. Precisamente ayer me comentaba una amiga que estaba encantada con sus clases de Body Balance: una técnica coreografiada que combina yoga, estiramientos, pilates y taichí.

Es aconsejable que cada persona se encargue de ajustar la duración e intensidad de su actividad favorita a su forma física.

Recomendaciones de la OMS por grupos de personas según su edad

  • Entre 5 y 17 años: al menos 1 hora diaria de actividad física moderada o vigorosa;
  • A partir de los 18 años: al menos 2 horas y media de actividad física moderada a la semana ó 1 hora y cuarto de actividad física vigorosa a la semana;
  • Ancianos que no pueden realizar la cantidad recomendada por problemas de salud: deben mantenerse tan activos como se lo permitan sus capacidades.

A las personas del segundo grupo yo les recomendaría al menos 3 horas de actividad física aeróbica a la semana, así sea vigorosa (como correr) o moderada (como caminar). Sin lugar a dudas, yo prefiero bailar.

Beneficios del baile a la salud física y mental

  1. Bailando mejoras tu imagen porque tonificas tu musculatura. Además el consumo de calorías te ayuda a mantener un peso saludable.
  2. Aumentas tu capacidad cardio-respiratoria, activas tu circulación y se reduce el riesgo de padecer cardiopatías.
  3. Adquieres mayor conciencia corporal. Podrás corregir malas posturas y otros hábitos responsables de algunas de las dolencias musculares.
  4. La danza es un sistema creativo con el que descubrir y expresar la propia personalidad: tu fuerza, tu sensibilidad, tu energía o tu sensualidad.
  5. Bailar mejora tu estado de ánimo porque tu organismo segrega endorfinas y aumenta los niveles de serotonina.
  6. Improvisar, aprender nuevos movimientos y coordinarlos al ritmo de la música ejercita tu memoria, aumenta tu inteligencia y rejuvenece tu cerebro.
  7. Bailando canalizas tus emociones y se reducen los niveles de estrés.
  8. Al bailar socializas porque te relacionas con otras personas. También abres tu mente a la diversidad cultural porque el baile te acerca al folclore de otros pueblos del Mundo.
  9. Optimiza tu equilibrio y aumenta tu flexibilidad. El baile reduce el riesgo de caídas en personas de avanzada edad.
  10. El baile es terapéutico y sabes que al realizar esta actividad te estás encargando de prevenir el sendentarismo en tu vida. Por eso, porque te gustas más y te sientes mejor, el baile aumenta tu autoestima y te aporta seguridad.

Como para gustos, los colores te sugiero que elijas tu favorito: psicoballet, flamenco, biodanza, tango, ritmos latinos, bailes de salón, danzas orientales, swing, ballet, ritmos africanos, rock & roll, danza contemporánea, claqué, bailes regionales, pole dance, danza medieval, etc.

Y después ¡Que te quiten lo bailáo! Gracias por leer y compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *