10 claves para sentirte genial cada día

Tiempo de Lectura: 7 minutos

Hay una idea que repite Sergio Fernández y que comparto totalmente: la abundancia es una mesa con varias patas. Para mí la abundancia es sentirse fenomenal cada día, y para conseguirlo pongo atención en los tres aspectos fundamentales que conforman el ser humano: el cuerpo, la mente y el alma.

Lo que vengo a contarte hoy seguramente no sea nuevo para ti, mas allá de que hayas leído sobre el tema o no. Sé que resonarás con estas ideas porque ya forman parte de tu sabiduría interior.  Y antes de pasarme de mística, vamos a ver estas diez claves para que consigas sentirte verdaderamente bien cada día de tu vida ¿Empezamos?

Cuerpo

1. Descansa

Un adulto necesita dormir entre 7 y 9 horas diarias. El descanso es tan importante que cuando duermes mal, piensas mal y te sientes mal. Es importante que duermas en un buen colchón y con una almohada cómoda. Evita que tus sábanas sean de materiales sintéticos, hazte con un par de juegos de algodón o seda.

Acuéstate una hora antes de lo que acostumbras, al final del día estás cansado y tomas peores decisiones (ver la TV con sueño, comer algo que no debes, mantener una conversación de la que te arrepientes..)

Si sales agotado de trabajar y no te sientes con fuerzas para afrontar la tarde, echa una cabezada de 10 ó 15 minutos para recuperarte. La siesta no debe superar los 20 minutos o entrarás en un ciclo de sueño largo y luego te costará mucho más activarte.

Despierta sin que suene la alarma al menos una vez en semana. Permítete el lujo de despertar de forma natural al menos un día a la semana para que tu cuerpo duerma lo que necesite.

2. Hidrátate

Bebe agua. Si lo prefieres puedes darle un toque de sabor con unas rodajas de limón, de naranja o pepino. Yo soy una fanática de las infusiones sin teína ni azúcar desde primerísima hora de la mañana. También me gusta escribir una palabra positiva en la etiqueta de mi botella de agua para darle un toque energético de buena vibración, de hecho el año pasado me hice con una de cristal que está llena de palabras como felicidad, amor, risa, ternura..

Cuando tengas apetito pregúntate si tienes sed o directamente bebe un trago de agua antes de comer para saciarte. En ocasiones confundimos la sed con la sensación de hambre en el cuerpo e ingerimos alimentos cuando lo que realmente necesitamos es hidratarnos.

3. Aliméntate de forma adecuada


No sobrecargues tu sistema digestivo comiendo más de lo que necesitas, saturar tu cuerpo te restará energía. Deja de comer en cuanto te sientas mínimamente saciado. La salud es consecuencia de mantener tu cuerpo limpio, así que no comas al máximo de tu capacidad para evitar intoxicarlo.

Basa tu dieta en alimentos vegetales, legumbres, semillas y algún cereal integral. Reduce o elimina los productos procesados que restan vitalidad a tu organismo y envenenan tu cuerpo. Aliméntate con productos frescos y ecológicos. Lo ideal es que los consumas lo más próximo posible a la naturaleza, incluye fruta y verdura cruda en tu menú. Evita congelar y recalentar pero sobre todo, y por encima de todo, por favor no uses el microondas para cocinar.

4. Haz algo de ejercicio físico

Haz lo que más te guste pero ¡Muévete! No te quiero aburrir con estudios porque en Internet encontrarás un sinfín de información al respecto. Documéntate, confío en tu criterio. Pero sí te quiero adelantar que el ejercicio físico tiene el poder de liberar oxitocina en sangre y aumentar la población de neuronas del hipocampo ¿Y eso qué quiere decir? Que tu estado de ánimo mejorará, que tendrás más capacidad para enfrentar los vaivenes emocionales, que reducirás la sensación de miedo, que vivirás más y enfermarás menos. Camina deprisa durante media hora al día cinco veces por semana y comprueba lo bien que te sientes.

Mente

5. Comunícate de forma positiva

Es imprescindible que entrenes el cerebro en positivo y la forma más eficaz de hacerlo es hablándote correctamente ¿Cuántas veces te has sorprendido regañándote porque has tirado algo sin querer? Y eso de: ¡Pero qué torpe eres! ¿Te suena? En primer lugar, debemos tomar conciencia de los efectos negativos de utilizar ese lenguaje y empezar cuanto antes a sustituirlo por las palabras benévolas y compasivas.

Mírate al espejo cada mañana y dedícate un piropo. Quizás el primer día no te suene sincero, pero haz de ello una rutina y deja que tu subconsciente haga su trabajo. Cuando dejas de hablarte mal, recuperas tu poder.

Otra ventaja de este fantástico hábito es que cuando te acostumbras a usar palabras positivas hacia ti mismo, automáticamente empiezas a utilizar ese mismo lenguaje con las personas que te rodean. El resultado de una conversación positiva y de la comunicación asertiva es el bienestar, créeme.

Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino. Ghandi

6. Adopta una postura corporal correcta y sonríe

Nuestra postura corporal, no solo influye en cómo nos ven los demás, también afecta a la percepción que tenemos de nosotros mismos. Sentarse con los hombros caídos o un caminar cabizbajo, solo empeorará nuestro estado emocional.  Adoptar una pose poderosa es un gesto que te permitirá sentir ese poder. Tu cuerpo influye sobre la mente tanto como la mente sobre tu cuerpo ¡Haz de ambos un aliado! Corrige tu postura corporal y modificarás la química de tu cerebro ¿Quieres sentirte invencible? Abre las piernas a la altura de los hombros, coloca las manos sobre tus caderas y mira al frente ¿Recuerdas cómo lo hacía Wonderwoman? Pues mantén esa postura durante 2 minutos.

Sin lugar a dudas, nuestro lenguaje corporal moldea nuestra identidad. Si quieres conocer más sobre este tema, te recomiendo que consultes material de la psicóloga social Amy Cuddy.

Otro gesto poderoso es la sonrisa. Cuando sonríes tu cerebro genera dopamina que tiene numerosos efectos saludables en nuestro organismo: destensa la musculatura, relaja la respiración, mejora tu estado de ánimo. Son todo ventajas ¿Qué pasa cuando no te apetece sonreír? Que debes hacerlo con más motivos. Si no te sientes bien pero pones cara de felicidad, tu cerebro generará una química del bienestar que te hará sentir mejor. Finge una sonrisa y mantenla durante unos instantes. Te dejo un estupendo vídeo donde Elsa Punset te cuenta cómo hacerlo.

7. Gestiona tus emociones

Tenemos un cerebro maravilloso, pero está programado para sobrevivir y por eso nos mantiene preocupados por todo continuamente. Las emociones nos hacen vulnerables y las podemos ejercitar, así sea para potenciarlas o para calmarlas. El término “controlar las emociones” no me encaja del todo, quizás porque me suena a ocultarlas o reprimirlas. Por eso me refiero a esta clave como gestión o liberación emocional. En una entrada anterior compartía esta técnica de liberación emocional que seguro que te resultará muy útil.

Vamos a ver algunos truquitos que también te servirán para calmar las emociones básicas que conocemos como “negativas”. Para reducir la sensación de miedo, ira o tristeza:

  • Bebe pequeños sorbos de agua repetidamente
  • Cuenta del 5 al 1 y luego tararea una canción -la de “Cumpleaños feliz” es muy socorrida-
  • Ponte a saltar
  • Respira pausadamente: inspira lentamente por la nariz, haz una ligera pausa (apnea) y exhala el aire suavemente por la boca

Si te encuentras en una situación que te sobrepasa, retírate a gestionar tus emociones en privado y, si lo necesitas, túmbate en horizontal completamente o en 90º con las piernas levantadas y apoyadas contra la pared.

Alma

8. Agradece

La gratitud también aumenta los niveles de nuestra amiga la dopamina. Somos más felices cuando entramos en contacto con la intención de agradecer, además ese gesto nos hace poner el foco en lo positivo.

Encuentra el sistema y la hora que mejor se adapte a tu ritmo de vida. Escríbelo, piénsalo o coméntalo en voz alta, pero agradece algo cada día:

  • Por la mañana, antes de salir de la cama, da gracias porque estás vivo
  • Mientras te duchas, da gracias porque tienes agua caliente
  • Da las gracias a cada persona que te regale un cumplido
  • Antes de dormir, da gracias por las cosas buenas que te hayan ocurrido
  • Coloca un tarro de cristal en un lugar visible de tu hogar y mete en él todo aquello que agradeces de tu vida
9. Sueña

La mente es un instrumento fascinante y cuando conoces su funcionamiento puedes usarlo a tu favor. Emplea tu imaginación para proyectar imágenes que te entusiasmen y así crear nuevas conexiones en tu cerebro.

El cerebro humano no distingue entre una visualización y la realidad. Por eso cuando imaginas una catástrofe se te acelera el pulso, entras en pánico y te sientes mal. Por supuesto, también se da la situación inversa. Concéntrate en aquello que deseas, así tu motivación aumentará y elevarás también tu vibración energética.

Busca un momento para anotar todo aquello con lo que sueñas. También puedes crear un panel de visualización y colocar allí imágenes y palabras que evoquen o representen lo que deseas. Hazlo solo o acompañado de tu pareja o de tus hijos, seguro que pasaréis un rato muy divertido.

Como dice Mario Alonso Puig: los sueños pequeños no motivan a nadie. Utiliza tu potencial creativo y ¡Sueña a lo grande!

10. Haz algo por los demás

Contribuye con tu donativo a una causa que  te mueva el alma, coopera con alguna asociación que ayude a mejorar la vida de otras personas, haz voluntariado en una organización de tu interés, .. Esta acción desinteresada te reportará satisfacción personal.

La bondad es una virtud biológica del ser humano y su práctica genera un hábito de actitud constructiva frente a la vida. Si quieres puedes seguir sentado quejándote, pero yo te invito a tomar acción ¿Cambiamos el mundo juntos?

Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada. Edmund Burke

El altruismo es fuente bienestar, así de alto y claro ¡No te quedes con las ganas de echar una mano! Teaming te lo pone fácil, dona 1€ al mes y marca la diferencia

El bienestar es el resultado de estos 10 factores:

  1. Dormir 8 horas y descansar cuando lo necesitas
  2. Beber suficiente agua
  3. Alimentarte sobre todo con fruta y verdura
  4. Hacer 30 minutos de ejercicio al día
  5. Hablarte con respeto y cariño
  6. Adoptar una postura corporal poderosa y sonreír
  7. Gestionar tus emociones
  8. Agradecer a diario
  9. Soñar a lo grande
  10. Hacer algo para mejorar la vida de los demás

Y ya sabes, no te creas nada ¡Comprúebalo! Haz tuyas estas 10 sencillas claves para sentirte mejor cada día y no dudes en compartirlas.

Depresión y los milagros de la Hierba de San Juan

llanto
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Me resulta preocupante el número de personas que sufren depresión en el mundo. No sé por dónde irán ya las cifras pero según la Organización Mundial de la Salud en 2015 era más de 300 millones. Igual de alarmante me parece el número de personas que toman antidepresivos para combatirla. Es curioso que los españoles seamos grandes consumidores de antidepresivos, ansiolíticos y somníferos. España es un país donde la mayor parte de su población tenemos nuestras necesidades más básicas cubiertas y además disfrutamos de un gran número de horas de sol al año. Pues a pesar de todo ésto, somos un país de deprimidos. Claramente hay algo que no estamos haciendo bien.

Y pienso que una de las cosas que no se está haciendo bien es recetar antidepresivos con cierta ligereza. Ojo, que no pretendo ponerme extremista con este tema, pero dejar nuestra salud en manos de la industria farmacéutica me parece irresponsable.

Creo que deberíamos tomar conciencia de que se trata de una droga que engancha y que tiene efectos secundarios no deseados.

La depresión es un trastorno grave que puede llegar a incapacitarte en tu rutina diaria, por eso los remedios a largo plazo pueden parecer desalentadores para aquellas personas que la padecen. Hay personas que consiguieron salir de un proceso depresivo leyendo un libro, adoptando un perro, cambiando su alimentación, practicando ejercicio o después de la visita de un grupo de amigos. Pero  sin duda hay ocasiones en las que el organismo necesita un empujoncito químico.

¿Y de dónde podemos obtener esa química?

Del lugar en el que se crea, de la propia naturaleza. La Hierba de San Juan ó Hypericum perforatum es una planta perenne que florece en pleno verano, una especie abundante en Europa, Asia y África. El hipérico es ligeramente sedante y conocido por sus propiedades antidepresivas. La forma más eficaz para consumirlo es el extracto seco por su porcentaje en hipericina. Es un aliado natural con apenas efectos secundarios (fotosensibilización en caso de consumo excesivo). Consulta con tu médico o  naturópata las cantidades recomendadas en tu caso.

Existen ensayos clínicos en los que se compara la eficacia de la Hierba de San Juan frente a un fármaco antidepresivo, de ellos se concuye que el extracto de hipérico es terapéuticamente equivalente al fármaco y además su tolerabilidad es mejor.

HipéricoLa Hierba de San Juan se utiliza también en estados de decaimiento. Pero recuerda que más importante que aliviar los síntomas a medio plazo, es encontrar la causa originaria y resolverla.

Por favor, comparte para ayudar a otras personas a salir del agujero.

Si quieres saber más sobre Plantas Medicinales y Curativas hazte con el Atlas Ilustrado de Susaeta

 

 

 

 

 

 

Come bien y vive mejor

Smoothies
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Esta vez no voy a insistir en la importancia de la hidratación, bueno quizás solo un poco luego. Mi objetivo principal hoy es que descubramos algunas creencias erradas que tenemos sobre la alimentación.

Así que desmitificando en 3, 2, 1…

¿Comes o te nutres?

Una dieta sana es aquella que nos aporta energía a corto, medio y largo plazo. Seguramente comes varias veces al día, pero no necesariamente te estás alimentando con los nutrientes fundamentales que tu cuerpo necesita para funcionar correctamente, que son los micro nutrientes (vitaminas y minerales) y los macro nutrientes (proteínas e hidratos de carbono). Una alimentación saludable incluye fruta, verdura, semillas y algún grano integral.

¿Tienes hambre?

Yo solía comer cuando me tocaba, a veces comía a la hora del almuerzo por pura inercia y sin apetito ¡Error! Pregúntate antes de sentarte a comer si verdaderamente tienes hambre.

Todo lo encontrarás en el mundo vegetal

Para dejar de castigar tu organismo es necesario que prescindas de los productos que lo intoxican. No me gusta andarme con rodeos así que ahí va la tercera bomba: la leche (salvo la materna para el lactante) no es necesaria ni beneficiosas para el cuerpo humano. Tampoco encontrarás nada en la carne ni en el pescado que no te puedan aportar otros alimentos.

Una civilización se juzga por cómo trata a sus animales. Gandhi

No es mi intención ponerme radical y soltarte un discurso de alimentación no violenta. Los extremos siempre me parecen exagerados, por eso pienso que cada persona debe encontrar su equilibrio. Yo soy flexivegetariana y para evitar la sensación de privación, dejo un día a la semana para homenajearme con lo que me apetece. Te recomiendo que reserves también un momento para comer eso que te gusta especialmente, comprobarás que las excepciones se disfrutan más.

Reduce o evita los alimentos ácidos

El PH del plasma sanguíneo es ligeramente alcalino y un desequilibrio puede provocar cansancio, apatía o mal humor. Para evitarlo es recomendable que nutras tu organismo con alimentos básicos y tu mente con pensamientos positivos. Honrar tu cuerpo es tan sencillo como minimizar el consumo de azúcares, harinas blancas, carnes, pescados, mariscos y lácteos.

Combinar bien los alimentos

No basta solo con ingerir alimentos nutritivos, también es importante saber combinarlos. Es recomendable que durante las primeras 8 horas del día tus alimentos sean ligeros y ricos en agua (zumos, batidos o caldos de verdura). Durante las siguientes 8 horas puedes mezclar un alimento denso (como el arroz) con otro poco denso (como una ensalada o verdura al vapor).

Mi desayuno energético es una infusión de manzanilla con una pieza de fruta de temporada. Quizás te pueda parecer un imposible, pero alimentarse bien es mucho más sencillo de lo que creíamos. Adopta el hábito de cuidar de la persona más importante de tu vida.

Te dejo unos estupendos consejos de Ana Moreno para alimentarte correctamente:

  • Come aquello que tu bisabuela pudiese reconocer (verdura, fruta, legumbres)
  • Evita productos que contengan más de 5 ingredientes
  • Que la norma sea cocinar lo que comes, huye de los precocinados
  • Compra mejor en mercado local y evita los productos envasados del supermercado
  • Basa tu dieta en alimentos vegetales, especialmente en verduras de hoja (ricas en vitamina B9 y ácido fólico)
  • Adopta una dieta más tradicional (platos más sencillos y menos elaborados)
  • Realiza al menos dos comidas al día sentado en una mesa (y el escritorio del despacho no cuenta)
  • Come relajado y mejor en compañía (la televisión tampoco cuenta como compañía)
  • Mastica cada bocado. La digestión comienza al ensalivar, no al tragar.

Gracias por seguir del otro lado. Si te han gustado estos consejos ¡Compártelos!

 

¿Cómo conseguir la vida que deseas?

Tiempo de Lectura: 4 minutos

¿Has tenido alguna vez la sensación de estar viviendo como un barco a la deriva? Arrastrado por la rutina solo con el objetivo de pagar tus facturas, cumplir con las responsabilidades que has adquirido en el camino y darte algún que otro capricho para compensar todo el esfuerzo.

En ocasiones, repetimos los días y avanzamos sin dirigirnos hacia un lugar determinado. Tenemos una única vida terrenal y creo firmemente que se debe vivir con un propósito. Como en una empresa, tu vida debería tener un proyecto con metas a medio y largo plazo. Solo necesitas un instante para preguntarte ¿Hacia dónde voy?

Te propongo unos sencillos ejercicios que te ayudarán a descubrir y conseguir la vida que realmente deseas:

Evalúa tu vida actual

En una escala del 1 al 10, evalúa con sinceridad tu nivel de satisfacción en cada una de estas áreas:

  1. Crecimiento Personal
  2. Negocios/Estudios
  3. Familia
  4. Salud
  5. Amigos
  6. Recreación/Diversión
  7. Amor
  8. Contribución a la sociedad
  9. Finanzas
  10. Espiritualidad

Cuando hayas terminado la evaluación, rodea aquellas áreas en las que te encuentres en un nivel menor a 5. Esos son los aspectos a los que, en adelante, vas a poner especial atención.

Define tu ideal de vida

Escribe 20 cosas que te gustaría hacer o tener ¿Qué es eso que verdaderamente quieres conseguir? ¡Sueña a lo grande! Interrumpe esta lectura y ponte con ello ahora ¡Venga! Solo te llevará unos minutos. Si te atascas, puedes utilizar las áreas relacionadas arriba para inspirarte. Mi lista incluye cosas tan sencillas como un arriate de plantas aromáticas hasta un chalet con certificación energética “A”.

Los sueños pequeños no motivan a nadie. Mario Alonso Puig

¿Las tienes? ¡Pues continuamos! El siguiente paso es identificar las creencias limitantes que hasta ahora te han impedido conseguir esas 20 cosas que acabas de anotar en tu lista

Haz de tu cerebro un aliado

Ya sabes que la función de tu cerebro es protegerte para sobrevivir y no para conseguir la felicidad. La mayor parte del tiempo tu cerebro funciona como un buscador de problemas y lo que quieres es convertirlo en un hallador de posibilidades.

Las creencias son ideas basadas en la evidencia. Lo veremos claramente con un acontecimiento histórico:

  • En España desde 1998 el precio de la vivienda subía cada año y lo hizo exponencialmente desde 2001 (evidencia)
  • En el año 2003 los expertos en el tema tenían la absoluta certeza de que los precios seguirían subiendo (creencia)
  • En 2008 el precio de la vivienda cayó bruscamente y desencadenó la crisis inmobiliaria que ya todos conocemos.

Vemos que “el precio del bien inmueble va a seguir subiendo” es una creencia errada, aunque 10 años de experiencia indicara todo lo contrario. La conclusión de este ejemplo pone de manifiesto que las creencias no son verdades absolutas.

Las creencias son subjetivas, algunas las adquiriste en tu crianza (entorno familiar) y otras durante las experiencias vividas (entorno social). Todos venimos con alguna creencia que nos limita a la hora de conseguir lo que queremos, y la clave para liberarnos de esas creencias limitantes es la flexibilidad. Te propongo un sencillo ejercicio: pregúntate si hay alguien que ya haya conseguido lo que deseas. Y cuando tengas a esa persona en tu cabeza, di con firmeza “Pues si esa persona pudo lograrlo, yo también“. Comienza a integrar esta idea, hazla tuya y serás imparable.

Pon las emociones a trabajar para ti

Las emociones negativas restan energía y es importante reconocer cuándo aparecen para poder gestionarlas antes de que la amígdala tome el control y te veas desbordado por ellas.

El estrés hace que tu cuerpo libere cortisol y un alto nivel de este “veneno” en tu organismo debilita el sistema inmunitario, produce insomnio, problemas de piel, ansiedad, problemas cardiovasculares y depresión, entre otras afecciones.

Trucos para liberar las emociones “negativas”

  • Movimiento. Actividades aeróbicas como saltar, caminar o correr reducen el cortisol y genera oxitocina, también conocida como la hormona de la felicidad.
  • Lenguaje positivo. Si te sientes mal, asedia tu mente repitiéndote palabras o frases positivas, como el mantra: Mi vida mejora cada día.
  • Postura corporal. La química de tu cerebro se ve afectada cuando cambias tu postura corporal. Encuentra una postura de poder y, cuando te sientas decaído, adóptala durante un par minutos y espera a ver los resultados.
  • Respiración. Realiza las respiraciones rápidas del método Wim Hof, practica mindfulness o medita.
  • Equilibra los dos hemisferios del cerebro: tararea una canción (hemisferio derecho) y cuenta mentalmente del 10 al 1 (hemisferio izquierdo).
  • Técnica de liberación emocional (ó EFT). El tapping conseguirá reducir la intensidad de la emoción que te embarga.
  • Sonríe -sin ganas-. ¿Sientes tristeza? Sonríe frente al espejo, no importa que no sea una sonrisa genuina. Tu cerebro detectará esa mueca de alegría y se pondrá a trabajar para generarla verdaderamente.
  • Aumenta tu vibración dando las gracias. El agradecimiento es un ejercicio mental que pone el foco en todo lo que ya tienes y en todas las cosas positivas que te ocurren cada día. Piensa cada noche en 5 ó 10 cosas por las que te sientes agradecido.

Visualiza tu éxito y vívelo

  1. Técnica de visualización. Cierra los ojos y ve al futuro, visualiza lo que quieres conseguir con todo lujo de detalles: ¿Cómo te ves? ¿Qué sientes? ¿Qué oyes? ¿Qué hueles? Luego vuelve al presente y, sabiendo que vas en esa dirección, realiza HOY mismo una acción relacionada con ese objetivo.
  2. Fake it until you make it ó Fíngelo hasta que lo consigas. Actúa como si ya fueses esa persona que quieres ser, actúa como si ya tuvieses eso que deseas tener ¡Haz la prueba y cuéntame!

 

Lecturas recomendadas: “Poder sin límites” de Anthony Robbins, “Vivir con abundancia” de Sergio Fernández y “Domina tu voluntad” de Victoria Cadarso.

Inspirado en el taller “Quiero y voy a por ello” de Miguel Rocha Casado.

Gracias por seguir ahí.

Cómo sacudirte la tristeza

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Seguro que en alguna ocasión te has sentido fenomenal y las personas de tu entorno te han dicho lo bien que te ven. Me refiero a esos días en los que tienes “el guapo subido” sin apenas haber invertido tiempo en tu apariencia física.

Tus amistades o familiares intentarán convencerte de que estás muy bien cuando te recoges el pelo, pero son los mismos que otro día te dirán que estás mejor con el pelo suelto.. Aunque realmente, tú sabes que tu verdadero atractivo aflora cuando te sientes despampanante por dentro.

El brillo de los ojos no se puede peinar, maquillar ni calzar con tacones. Tu mirada destella cuando te sientes pletórica/o: cuando has aprobado ese examen, cuando te enamoras, cuando consigues el trabajo que querías, cuando te felicitan por tu buen hacer, cuando te superas, cuando tomas una decisión que te libera, cuando consigues lo que tanto deseabas…

En el camino a la felicidad sostenible encontrarás muchos momentos así de buenos y otros tantos de bajón. Si tus días tristes se prolongan es probable que el problema sea algo más profundo (depresión) y es aconsejable que contactes con una persona especializada para resolverlo. Si se trata simplemente de momentos o días aislados en los que te sientes triste, puedes decidir salir de esa etapa ahora mismo.

Sigue estos magníficos consejos que conseguirán animarte en pocos días:

a) No te agobies porque TODO PASA. Además, tú ya pones toda tu voluntad en sentirte mejor y estás a medio camino solo por leer ésto.

b) ¡Enamórate de ti! Cuida tu imagen más de lo habitual, no importa si te sigues viendo mal. Haz un esfuerzo y ve a la peluquería, pinta tus uñas, ponte la ropa que reservas para las ocasiones especiales, usa tu mejor perfume, usa los colores que mejor te sientan o píntate los labios. Si aún no tienes ánimo para hacer todo eso, NO PASA NADA. Puedes seguir de la cama al sofá, y continuar con los siguientes consejos hasta que te sientas con fuerzas para reconquistarte.

c) “Reza” antes de levantarte. Coloca un folio con afirmaciones positivas cerca de tu cama y léelo cada mañana al despertar tantas veces como te apetezca. Si quieres, puedes adaptar mi Oración-Positiva favorita a tus preferencias.

d) Cada noche al cerrar los ojos imagínate consiguiendo lo que te has propuesto. Que lo último que tengas en la cabeza antes de dormirte seas TÚ en tu mejor momento, con ganas de reír y sintiendo alegría.

e) Elige material divertido: comedias para tus tardes de cine en casa, series de televisión simpáticas, chistes, tiras cómicas o vídeos que te alegren el día (a mí me funcionan los de risas contagiosas de bebé).

f) Rodéate de gente alegre. Explica lo que te ocurre a las personas que te quieren y pídeles ayuda, seguro que buscarán la forma de hacerte reír.

g) Puedes colocar fotos en las que aparezcas con tus mejores amigos para mirarlas cuando te sientas mal, así recordarás que esas personas te van a apoyar pase lo que pase. También puedes colocar fotos en las que te ves estupendamente bien y radiante, para recordarte que pronto vendrán tiempos mejores y que, sin duda alguna, volverás a sentirte feliz.

h) No olvides que nadie llega por casualidad. Tú estás aquí porque contribuyes a este MUNDO con algo especial, con algo que solo tú puedes aportarle. Además eres la parte más importante del Club de las Malas Maneras.

i) Coloca notas con frases motivadoras por toda la casa: en los espejos, en la pantalla del PC, frente al fregadero, en el garaje, en la nevera, en la puerta de casa, en tu lugar de trabajo, en la taquilla del gimnasio, frente a la pared del baño, en el salpicadero de tu coche, en el armario.. Te dejo algunas que he tomado prestadas:

  • Donde termina el esfuerzo, comienza el fracaso. Nunca te rindas.
  • Aunque llegues el último en una carrera siempre tendrás por detrás a los que no se atrevieron a correrla.
  • Cada día comienza con un acto de coraje y esperanza: levantarse de la cama.
  • La mayor gloria de la vida no reside en no caernos nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos.
  • Nunca confundas una sola derrota con una derrota final.
  • Hecho es diez veces mejor que perfecto.
  • La mejor forma de predecir el futuro es creándolo.
  • La victoria siempre es posible para la persona que se niega a dejar de luchar.
  • Camino lento, pero nunca camino hacia atrás.
  • Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.
  • Cada día es una nueva oportunidad.
  • El éxito de la vida no está en vencer siempre, sino en no darse por vencido nunca.
  • Deja de pensar y tus problemas finalizarán.
  • Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.
  • Un camino de mil millas comienza con un paso.
  • Comienza ahora lo que serás de aquí en adelante.
  • Recuerda siempre que eres más grande que tus circunstancias, eres más que cualquier cosa que te pueda ocurrir.
  • No dejes que lo que no puedes hacer interfiera con lo que puedes hacer.
  • El que teme sufrir, ya sufre el temor.
  • Si dejas salir tus miedos de tu vida, tendrás más espacio para vivir tus sueños.
  • A veces tienes que pasar por lo peor, para poder llegar a lo mejor.
  • Convierte los muros que aparecen en tu vida en peldaños hacia tus objetivos.
  • Si hiciésemos todo lo que somos capaces de hacer, nos sorprenderíamos a nosotros mismos literalmente.
  • La vida cada día te ofrece una nueva oportunidad de ser feliz, se llama: HOY.

Te invito a que comentes aquí tus frases positivas favoritas y, si necesitas más ideas hazte con las afirmaciones de Louise Hay.

Gracias por leerme. Por favor, comparte esta entrada con aquellas personas que lo pudiesen necesitar.

Las 9 claves definitivas para hacer realidad tus sueños

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Es un hecho, siempre encontraremos excusas que nos alejen de nuestros sueños: no tengo formación, ya no tengo edad, yo siempre fracaso, no tengo capacidad, no tengo dinero, apenas tengo tiempo, no tengo vehículo, tengo muy mala suerte y otros tantos motivos que incluso yo misma he argumentado en alguna que otra ocasión.

Lo sorprendente  del asunto no es que encontremos tal cantidad de excusas, sino que incluso nos las llegamos a creer. Sin embargo, a diario vemos cómo la experiencia y la vida misma nos demuestran que la gran mayoría de esas limitaciones son producto nuestra mente agorera.

Vamos a echar abajo esas excusas

No tengo formación. Los hermanos Wright abandonaron la escuela secundaria y desarrollaron un impresionante trabajo de ingeniería: el aeroplano. Bill Gates se confiesa un mal estudiante. El notable científico, Albert Einstein aprendió a hablar a los 3 años, sus padres y profesores consideraban que tuvo un desarrollo intelectual lento y además suspendió el examen de ingreso en la Escuela Politécnica de Zurich.

Ya no tengo edad. El olvidado músico cubano Compay Segundo conoció el éxito internacional a los 90 años gracias a la grabación del documental Buena Vista Social Club. Charles Darwin cambió la comunidad científica a sus 50 años con “El Origen de las Especies”. Henry Ford tenía 45 años cuando creó el revolucionario modelo de coche Ford T.

Yo siempre fracaso. Y Thomas A. Edison lo hizo unas 1000 veces hasta que encontró la bombilla que realmente funcionaría. Edison entró en la escuela cuando tenía unos ocho años, y su profesor le expulsó por “incompetente”.

No tengo dinero. Mark E. Zuckerberg no necesitó más que un ordenador y el apoyo de sus compañeros de Harvard para desarrollar la plataforma Facebook ¿La conoces?

No tengo capacidad. El conferenciante y escritor malagueño Pablo Pineda Ferrer, fue el primer europeo con síndrome de Down en terminar con éxito una carrera universitaria

¡No hay más preguntas, señoría! Podríamos seguir durante horas descubriendo historias increíbles sobre personas normales que se atrevieron a hacer cosas increíbles.

Afortunadamente, esas personas suelen estar dispuestas a compartir su receta mágica con el resto de los mortales que aún estamos en vías de realización. Sus recomendaciones nos revelan la existencia de un denominador común, la versión resumida: idea, plan y acción desarrollada en 3 etapas.

Concepto 3×3: Idea, Plan y Acción

  1. Identifica cuál es tu propio sueño. Tu misión en la vida es una cuestión personal, así que no adoptes los sueños de otros y descubre el tuyo.
  2. Establece un objetivo. Concreta tu sueño de vida con sumo detalle: Si tu sueño es ser famoso, define exactamente qué clase de fama querrías. Si tu sueño es ser dueño de un prestigioso restaurante, define qué tipo de comida ofrecería. Si tu sueño es ganar mucho dinero, define la cantidad exacta que quieres conseguir. Te sugiero que sueñes “a lo grande”, aún no es momento de cuestionarte cómo podrías llegar a conseguirlo.
  3. Visualiza tu éxito. Quizás este paso no sea tan fácil como parece, necesitarás repetirlo al menos 5 minutos cada día, resultará mucho más efectivo si lo haces por las noches, antes de quedarte dormido. Llevas demasiado tiempo conviviendo con ideas preconcebidas sobre ti mismo, como por ejemplo: soy un simple camarero, y es momento de convencerte del nuevo paradigma, que sería: regento un restaurante de éxito. Dedica unos minutos a imaginar que ya has logrado eso que tanto deseas, visualiza lo que haces en tu nueva vida y cómo te sientes al haberlo conseguido. Tendrás que vivirlo: ¿A qué huele? ¿Qué ves? ¿Cómo vas vestido? Así es como tu mente generará la química necesaria para hacer “la magia”.
  4. No permitas que otros logren convencerte de lo que no eres capaz de hacer. Ten fé en ti mismo. Intenta rodearte de personas que apoyen tu proyecto y que te puedan ayudar a alcanzar tu sueño de vida. En el camino encontrarás seres que intentarán desmoralizarte diciendo que tu objetivo es imposible, o que tus aspiraciones son demasiado ambiciosas. Considéralo una estupenda noticia, porque cada vez que alguien avecine tu fracaso, sabrás que te encuentras más cerca de realizar tu sueño. En ocasiones, las personas que abandonaron su propósito o simplemente nunca tuvieron uno, se sienten amenazadas por aquellos que, como tú, deciden salir de su zona de confort. Es imprescindible que trabajes en tu autoestima para seguir creyendo en ti y en tus capacidades.
  5. Establece un plan para conseguirlo. Ya sabes lo que deseas y además conoces bien tus talentos y virtudes. Ahora es el momento de determinar la estrategia que te hará conseguir tu sueño. Para ello debes definir lo que puedes ofrecer y la pregunta correcta que debes hacerte es: Para recibir lo que deseo ¿Qué voy a dar yo a cambio? Considéralo tu proyecto de vida.
  6. Divide el plan en metas alcanzables. Ya has planteado tu plan, te parece abrumador -es posible que realmente lo sea- y sientes miedo. No luches para vencerlo, simplemente acepta el miedo y ponte manos a la obra. Necesitarás dividir o incluso subdividir el gran plan en metas menores que te resulten alcanzables. Te sentirás mejor si consigues tachar diariamente alguna tarea de tu lista.
  7. Encuentra la motivación. Para emprender las tareas establecidas necesitarás energía y determinación. Adquiere buenos hábitos diarios y cuida tu salud.  En esta etapa tendrás que realizar los esfuerzos necesarios para alcanzar las metas que te has marcado. Para que la auto-disciplina no se convierta en un sacrificio, necesitarás mantenerte motivado. Toma las riendas de tu rutina y celebra tus progresos por mínimos que te parezcan. Es importante  que esquematices tu jornada laboral de una forma realista y responsable: sin sobrecargas ni aplazamientos.
  8. El fracaso no existe. Si no alcanzas tus metas, reestructúralas. Puede que tu primer plan no funcione, en ese caso inténtalo de otra manera. Continúa hasta encontrar tu propia fórmula del éxito. No te rindas. Cada “fracaso” es una lección aprendida, porque en cada nuevo intento adquieres experiencia y sabiduría. Si te has equivocado, vuelve al inicio, evalúa lo ocurrido y establece una nueva estrategia.
  9. Haz algo HOY para poner tu plan en marcha. Evita la procrastinación: me pondré con ello cuando esté más tranquilo o lo haré más tarde. La pereza es la maestra de los pretextos, no permitas que te invada. El momento oportuno es AHORA. Seguro que en este preciso momento tienes la posibilidad y capacidad de hacer algo que te acerque a tu objetivo.

Ya sabes que puedes lograr lo que te propongas. Te recomiendo dos estupendos libros que seguro te ayudarán con ello: Piense y hágase rico de Napoleon Hill y Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen R. Covey.

Si alguien viene a contarte milongas, báilatelas y sigue adelante con tu plan. Gracias por leer y compartir.

¿Qué es el AMOR? Verdades y patrañas

Tiempo de Lectura: 2 minutos

¿Qué es para ti el amor? Ya hace tiempo que quería escribir sobre esta fuerza que mueve el mundo. Pero antes, quiero contarte lo que considero que no es AMOR.

Cuando aún tenemos asuntos pendientes de resolver con nuestras etapas infantiles, fácilmente podemos caer en tres sucedáneos que se suelen confundir con el verdadero amor:

  1. Para un bebé la dependencia es AMOR. Queda muy bien reflejada en afirmaciones del tipo “Mi vida sin ti no tiene sentido” o “Sin ti no soy nada”. En estas relaciones, cuando uno de los componentes se expande, el otro entra en pánico. Las parejas basadas en un sentimiento de dependencia terminan por asfixiarse. Este patrón también se puede observar en la relación paterno-filial: hay padres que impiden que sus hijos experimenten y maduren, hijos que quedan al servicio de sus padres o padres que viven su vida a través de sus hijos.
  2. Un bebé-niño actúa para conseguir la aprobación de sus cuidadores. Es importante recordar que la aprobación es exigencia. En este tipo de relaciones, los adultos permanecen preocupados por las necesidades de su pareja, llegando a obviar las propias. Este amor condicional genera alerta y miedo en quien lo siente.
  3. El enamoramiento se puede definir como un estado de enajenación mental transitoria. En los niños se despierta la líbido con el exterior a partir de los tres años, cuando empiezan a experimentar la sensualidad hacia sus padres. En los adultos, este momento de idealización o plenitud llega a su fin cuando las endorfinas bajan (a los 18 meses aproximadamente). Una vez agotada esa etapa de exaltación maníaca de las cualidades del otro, es frecuente escuchar frases como “Ya no eres el mismo”. Y que nadie me malinterprete por favor, me parecen fantásticas todas esas sensaciones que se experimentan durante el flechazo. Tan solo pienso que el verdadero amor es lo que queda justo después de las maripositas del estómago.

La excelente noticia es que estos tres patrones son un problema con solución. La herramienta clave es el autoconocimiento. Solo así dejarás de reprocharle a tu pareja que no te hace feliz.

Entonces ¿Qué es el amor?

Para mí es el acto de dar y recibir afecto, cariño, comprensión, atención, reconocimiento, aceptación, protección, aprecio, apego, amistad, ánimo, admiración y respeto. Considero que ese es el amor en términos generales.

El amor de pareja es poder exponer la propia realidad total, mostrándole al otro tu parte divina y también la humana. Una relación donde exista una verdadera comunicación, en la que ambas personas puedan contar su historia, confesar de dónde vienen y sanar sus heridas del alma.

Deepak Chopra dice que “El amor no es sólo un sentimiento, sino un comportamiento”. Amar es desear y favorecer el propio desarrollo y el del otro. Se trata de contribuir a que el otro crezca, se desarrolle y cumpla su misión de vida. Plantéate si lo que echas en falta en tu relación, es precisamente lo que no estás poniendo. Te animo a amar y ser amado.

Si después de lo que te he contado crees que aún no sabrías reconocer si vives una relación de amor verdadero, reflexiona: El resultado del amor debe ser el bienestar.

 

¿Cómo superar el rechazo?

imagen rechazo palabra NO
Tiempo de Lectura: 5 minutos

Empecemos por asumir que todas las personas experimentamos el rechazo en nuestra vida. Quédate a conocer por qué ocurre y descubre cómo puedes superarlo.

¿Qué es el rechazo?

En algunos momentos de nuestra vida los seres humanos nos sentimos excluidos de la relaciones sociales. Podemos experimentar el rechazo de manera activa: cuando tus compañeros de trabajo te acosan o los miembros de tu familia te ridiculizan. Y de forma pasiva: cuando tus amigos no cuentan contigo o te ignoran en una fiesta.

Lo que no es rechazo

Nuestro cerebro tiende a sobreprotegernos y, en su perfecta función, a veces nos hace imaginar situaciones de rechazo que no son reales. Para entenderlo, simplemente observa cómo te sientes cuando tu chiste no resulta gracioso en una reunión o cuando no te sacan a bailar en una discoteca.

Puede que también te hayas sentido rechazado cuando alguien expone una opinión opuesta a la tuya. En esa situación debes tener en cuenta que la intención de tu interlocutor es meramente informativa, no te está despreciando a ti, simplemente no comparte tu opinión. Mejor interpretarlo del modo adecuado. El encuentro en una discusión saludable se haya cuando dos personas reconocen estar “de acuerdo en su desacuerdo”. Te recomiendo prestar especial atención a estos casos a fin de evitar sufrimiento innecesario.

¿Cuándo sentimos el rechazo?

Sentimos el rechazo en nuestras relaciones interpersonales. Quizás, en algún momento de tu infancia sufriste la frustración de no haber sido elegido por tus compañeros para jugar con ellos en el mismo equipo. Puede que, ya de adulto, hayas experimentado con resignación un despido laboral o te hayan roto el corazón.

El más común y aceptado de los rechazos es el romántico, ese profundo desánimo que vives después de un desengaño amoroso. Las personas que aún se encuentran en el proceso de superación de una ruptura de pareja, suelen describirla como una sensación de vacío. Tanto es así que, el dolor por desamor sigue inspirando grandes obras literarias, artísticas y cinematográficas.

¿Cómo nos afecta el rechazo? 

El rechazo nos causa dolor, y en nuestra mente se asocia a un castigo. Esta emoción negativa afecta a nuestra autoestima y nos deprime. En ocasiones esta crisis personal puede desembocar en una situación de aislamiento social.

Un estudio de Ethan Kross afirma que el rechazo activa ciertas áreas del cerebro, que son las mismas que se activan cuando experimentamos dolor físico. Es decir, el cerebro no distingue entre el dolor por carencia psicológica de la física.

El rechazo genera un sentimiento de culpabilidad. Nuestra mente tiende a exagerar la situación, desencadenando un torrente de pensamientos negativos, ideas como: nunca soy el elegido, no me quieren, no me respetan, merezco estar solo, todo lo hago mal, estoy equivocado, etc.

¿Por qué nos afecta el rechazo?

Los humanos somos seres sociales por naturaleza, y el sentimiento de pertenencia al grupo es una cuestión de supervivencia para el cerebro. El inconsciente colectivo recuerda y reconoce el peligro que supone ser expulsado de la Comunidad. De ahí que el miedo al rechazo se convierta en una cuestión vital, ser excuido del grupo o de la manada podría suponer la muerte para el individuo.

Desde nuestro nacimiento somo seres totalmente dependientes, un recién nacido no es capaz de sobrevivir sin las atenciones de sus cuidadores. De hecho, la intensidad del daño que sentimos al ser rechazados en nuestra edad adulta, tiene su base en el recuerdo de las emociones dolorosas aprendidas en la infancia.

Presión de los pares 

Interiorizar el fracaso puede resultar destructivo para el ser humano, para evitarlo nuestro cerebro pone en funcionamiento ese miedo al rechazo. En nuestra evolución desarrollamos una conciencia de identidad social que, mal gestionada, puede resultar un lastre para el propio crecimiento personal.

A lo largo de nuestra vida, los seres humanos nos identificamos con distintos grupos que irán cubriendo nuestras necesidades de aceptación social y relacional. No obstante, el miedo al rechazo puede arrastrarnos al conformismo.

Es muy común encontrar niños o adultos que evitan destacar para que los miembros del clan no se sientan amenazados por su triunfo, o personas que intentan ocultar que son diferentes para que aquellos que creen iguales les acepten. Si sientes que tu grupo no te permite crecer hacia donde quieres ir, es momento de darle las gracias y abandonarlo. Concédete la oportunidad de encontrar un grupo que permita tu expansión a todos los niveles.

¿Cómo superar el rechazo? 

Para sobreponerte sigue estas pautas:

  1. Asume que necesitas atravesar un duelo para sanar esta herida emocional.
  2. Sé sincero contigo mismo. Reconoce los sentimientos que te invaden y acéptalos.
  3. Cuenta lo ocurrido a un amigo comprensivo, alguien de tu confianza. Si temes ser juzgado por otras personas, puedes escribir lo que te ha ocurrido y cómo sientes.
  4. Pon conciencia plena en la emoción que sientes para reducir su intensidad. Descríbela: ¿Dónde la sientes? ¿Qué forma tiene? ¿Tiene temperatura? ¿De qué color es? ¿Qué tamaño tiene? ¿Tiene textura? ¿Se mueve?
  5. Evita meter el dedo en la llaga: no releas mensajes, no revises conversaciones ni repases lo ocurrido de forma obsesiva.
  6. Recupera la perspectiva, no dramatices y, sobre todo, no confundas las opiniones de otros con la realidad.
  7. Recuerda que la única forma de aprender es a través del error.
  8. Reconoce tus virtudes y tus logros. Ten a mano una lista con tus cualidades y méritos, enumera todo aquello de lo que te has sentido orgulloso.
  9. Reconduce los pensamientos negativos. Lo conseguirás si te enfocas en tu verdadera esencia. Piensa que no solo eres lo que haces.
  10. Distráete y diviértete. Dedícate a hacer cosas que te alegren el alma.
  11. Entiende que esta situación de rechazo te ha sacado de tu zona de confort para que emprendas algo nuevo. Así que, aprovecha para descubrir qué es lo que verdaderamente deseas mejorar en tu vida.
  12. Anota las conclusiones positivas, por ejemplo: me conviene un tipo de pareja diferente, o merezco un puesto de trabajo donde me valoren.
  13. Haz planes a largo plazo y descubrirás que con el paso de los años nada tiene tanta importancia como creías.

Aprende a rechazar 

Aprende a decir no a aquellas cosas que no contribuyen a tu bienestar. De hecho, te animo a rechazar todo aquello que entra en conflicto con tus principios o tu misión de vida. Hazlo cuanto antes: rechaza un empleo en una empresa cuyos valores no compartes, rechaza una relación de pareja que no te aporta lo que verdaderamente deseas, rechaza un estilo de vida que merma tu salud, rechaza personas tóxicas, etc.

Para aprender a rechazar asertivamente, necesitarás entrenarte en la empatía y el respeto.

Ten en cuenta que vas a rechazar y ser rechazado ¡Y no pasa nada!

Magallares Sanjuan A. Exclusión social, rechazo y ostracismo: principales efectos. Psicologia.com [Internet]. 2011 [citado 29 Ago 2011];15:25. Disponible en: http://hdl.handle.net/10401/4321

15 hábitos que mejorarán tu situación económica

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Vale, estás en bancarrota. Y por tu mala fortuna has maldecido a los políticos, a todos los millonarios del mundo y a tu karma. Si crees que ya te has lamentado y desahogado lo suficiente, ha llegado el momento de que te responsabilices de tu propia economía.

Los seres humanos tenemos una extraña relación con el dinero: lo menospreciamos frecuentemente, y al mismo tiempo lo deseamos para vivir mejor y ayudar a otras personas. Cierto es que el dinero no se puede comer ni beber, pero de momento es el medio que nos sirve para comprar nuestra comida y pagar el agua que consumimos.

Aún predomina la creencia de que el dinero es malo, que las personas que tienen mucho dinero son avaras o que es de mala educación hablar sobre dinero. Necesitaremos desprendernos de todas esas viejas ideas del pasado y adoptar buenas costumbres que nos permitan mejorar nuestra situación económica.

Consejos para llegar a final de mes con más holgura

  1. Quita o baja el volumen a los anuncios publicitarios. Te recomiendo hacerte con un libro de tu interés, pero si finalmente has decidido ver la tele, permíteme recordarte que hay millones de personas intentando venderte cosas que realmente no necesitas. Los del otro lado de la pantalla crean nuevas necesidades y las introducen en tu hogar a través de tu televisión, tu radio o tu ordenador. Ten en cuenta que ese bombardeo continuo va directo al subconsciente.
  2. Planifica lo que vas a comprar en las rebajas. Haz una lista con las cosas que necesitas o que realmente quieres. Si se trata de ropa, te sugiero que te hagas con un fondo de armario, y que uses complementos de moda (pañuelos, sombreros, broches, tocados, cinturones, pendientes..) para adaptar tu look a la nueva temporada. Aprovecha la época de rebajas, ofertas o descuentos para comprar la lavadora que te hace falta, pero revisa los precios y condiciones con mucha atención.Descuentos
  3. Paga en efectivo. Al pagar en efectivo serás más consciente del dinero que estás entregando y lo gastarás con mayor cautela.
  4. Piensa en el valor de las cosas que compras. Quieres comprar una casa o una camiseta, y vas a pagar el precio que piden por ello porque te lo puedes permitir. En el caso de la casa, párate a considerar por unos minutos si el precio que vas a pagar por ella se corresponde con el valor real de la vivienda (ubicación, terreno y calidad de la construcción). En el caso de la prenda de ropa, recuerda que quizás el impacto publicitario de una marca concreta ha conseguido inflar el precio de una camiseta de poliéster 100%, y que con ese dinero podrías adquirir una de mejor calidad hecha de algodón biológico, lana, seda o lino.
  5. Evita contraer deudas. Rechaza las compras financiadas en “cómodos”plazos. A final de cada mes esas pequeñas cuotas (del nuevo teléfono móvil, del nuevo ordenador, del nuevo coche.. ) se convertirán en un lastre que no te permitirán tener un respiro. Mejor ahorra el dinero que necesitas para comprar lo que quieres, así tendrás tiempo para que tu deseo se enfríe y compruebes que realmente lo quieres. Cierto es que, en algunas ocasiones, pueden llegar gastos urgentes de manera inesperada. Sólo cuando sea verdaderamente imprescindible, pide dinero prestado a tu familia o amigos. Seguro que no dudarán en echarte una mano si eres una persona honesta y te comprometes a devolverlo en un tiempo aceptable.
  6. Recicla todo lo que puedas, por darte algunas ideas: Con un poco de lijado y pintura tendrás muebles nuevos siempre que quieras. Renueva tu armario customizando tu vieja ropa. Recupera la lámpara de la abuela, quedará perfecta con la decoración vintage de tu dormitorio. No tires la fruta pasada, prepara un bizcocho o un batido con ella. Guarda el papel y los envases que te parezcan bonitos para reutilizarlos como envoltorio de regalos. Aprovecha para preparar la cena en la bandeja superior del horno mientras asas pimientos en la de abajo. Restaura los complementos y joyas que hayas heredado de la familia.Reciclaje
  7. Cuida lo que tienes y repara lo que se rompe. Todas las cosas requieren un mantenimiento regular para seguir en buen estado: lava tus prendas de ropa con cuidado, revisa el estado de tu coche, limpia los cabezales de tu impresora.. Te encanta tu par de zapatos negros pero se le ha roto el tacón, llévalo a reparar, así estarás ahorrando tiempo y dinero. No tires la estufa solo porque se le haya roto la resistencia, compra una nueva y repárala, en Internet encontrarás vídeos para aprender a hacerlo. A final de mes tu bolsillo lo notará y el planeta también.
  8. Compara precios en distintos comercios y en Internet. A veces encuentras el mismo producto más barato a través de un proveedor en otro país o incluso puedes conseguirlo de segunda mano con apenas uso. El showrooming es una práctica cada vez más común, se trata de visitar la tienda física, probar el producto que se desea adquirir y finalmente comprarlo on-line. Personalmente prefiero comprar en comercio local para contribuir a la redistribución de la economía en mi lugar de residencia.
  9. Revisa tus contratos y controla tus gastos habituales. La electricidad, la telefonía móvil, la conexión a Internet, el seguro del coche, … Estudia tus hábitos de consumo y las ofertas disponibles ¡Ojo con la letra pequeña! Contacta con tu proveedor e intenta renegociar tu contrato actual, también puedes consultar condiciones con otro proveedor que te ofrezca lo mismo a mejor precio.
  10. Revisa tu hipoteca. Si aún no lo has hecho, solicita a tu banco que elimine la cláusula suelo de tu préstamo hipotecario y que lo formalice en un contrato privado.  Exige la devolución de las cantidades cobradas en demasía. No permitas que te carguen gastos administrativos que no corresponden ni comisiones de mantenimiento ilegales. Cuando formalices tu hipoteca, no aceptes a ciegas la obligada contratación de productos que no necesitas (planes de pensiones, cuentas de ahorro, seguros del hogar, etc).
  11. Revisa tus deudas. Anota tus gastos e ingresos totales, haz un balance y estudia el resultado para establecer un plan que te permita ir liquidando tus deudas atrasadas. Dale prioridad a las que estén generando mayor gasto o interés. Comprobarás lo satisfactorio que es llevar tus cuentas al día.
  12. Determina un presupuesto mensual. Tener control de tus gastos significa que no debes gastar más de lo que te puedes permitir. A final de mes te alegrarás de haber sido fiel a tu presupuesto. No olvides hacer una previsión de gastos anuales, prorratea los recibos anuales entre los 12 meses del año, y separa esa cantidad para poder afrontar dicho pago a tiempo.
  13. Ahorra. Quizás el ahorro no sea tu mayor virtud o simplemente tu presupuesto no te permite ahorrar una cantidad significativa todos los meses, pero lo importante es que adquieras el hábito de ahorrar cuanto antes. Tu presupuesto mensual debe incluir una cantidad, por mínima que sea, destinada al ahorro a largo plazo, establece un fondo de “prohibido tocar”.Hucha cerdito
  14. Cuida tu autoestima. La serenidad mental debe ser tu pegamento con la realidad. De ese modo, nadie podrá hacerte creer que vas a ser más sexy por llevar un perfume determinado, ni más inteligente por comprar en cierto comercio,  ni mejor padre por usar una marca de champú concreta con tu bebé. Consumir o adquirir una serie de productos te hará sentir placer instantáneamente, pero no te engañes, jamás conseguirá saciar un vacío existencial ni suplir una carencia espiritual a medio plazo.
  15. Haz caridad. Cualquier donativo a una buena causa te hará sentir mejor. (Lucas 6:38 “Dad y se os dará …”). Si no puedes hacer más, dona 1 €uro al mes y prepárate para recibir.Teaming

Adquiriendo estos buenos hábitos económicos conseguirás sanear tu contabilidad doméstica de forma eficiente. Si ya estás en números rojos, reduce tus gastos y busca ingresos extras cuanto antes. No desesperes, te aseguro que tu constancia será recompensada.

Acostúmbrate a hablar de dinero en otros términos. Si quieres ampliar tu información sobre el tema hazte con el libro Padre rico, padre pobre de Robert T. Kiyosaki.

¿Te ha servido el artículo? ¡Compártelo! Gracias por seguir ahí.

 

Cómo rejuvenecer tu cerebro

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro

Al hilo de esta afirmación de Santiago Ramón y Cajal quiero desvelarte algo que va a cambiar tu vida: el cerebro se puede entrenar a cualquier edad.

El cerebro es un órgano plástico que tiene la capacidad de generar nuevas neuronas. Esto significa que siempre estarás a tiempo de aumentar tu capacidad intelectual, rejuvenecer tu cerebro y mejorar tu memoria. Tan solo necesitas seguir estos consejos que te ayudarán a  estimular el crecimiento de esas nuevas conexiones nerviosas, y además ¡Será divertido!

No pierdas de vista estos 12 trucos que te harán conseguir un cerebro más joven y eficiente

  1. Aliméntate correctamente. Elige una dieta equilibrada y aumenta tu consumo de epicatequina (la encontrarás en el cacao puro y el té verde) y flavonoides (en los arándanos, bayas de Goji, cerezas, grosellas, frambuesas, moras, fresas).
  2. Ejercita tu cerebro diariamente. Hazte con tus pasatiempos favoritos (sudokus, sopas de letras, crucigramas, puzzles, videojuegos, tres en raya), lee y adivina acertijos, memoriza la letra de las canciones que te gustan, juega a juegos de mesa con tus amigas/os (el parchís, el scrabble, juegos de cartas, el monopoly, el ajedrez, el risk, las damas, la jenga, el dominó o el rummy).
  3. Descansa. Mantén un ritmo de vida saludable y duerme unas 7-8 horas al día.
  4. Lee todo lo que puedas. Hazte con libros y/o revistas sobre los temas que más te interesen, tienes infinidad para elegir: belleza, ciencia, salud, alimentación, política, música, finanzas, historia, innovación tecnológica, crecimiento personal, arte, deportes, fotografía, moda…
  5. Realiza alguna actividad física. Practica 20-30 minutos de ejercicio aeróbico al menos 3 veces en semana.
  6. Sal de la monotonía con pequeños gestos, como: cepillarte los dientes con la mano contraria, regresar a casa por un camino distinto al habitual, hacer algo que te da vergüenza, cocinar una nueva receta, superar algo que te asuste o que suponga un desafío para ti. Intenta realizar ocasionalmente una tarea rutinaria de forma diferente (la que sea menos sencilla para tu mente), y así conseguirás ejercitar tu cerebro fácilmente.
  7. Relaciónate con personas inteligentes y aprende de ellas. Practica la escucha activa, es decir, no escuches solo para responder, hazlo para comprender lo que tu interlocutor desea expresar. El contacto con otras personas también te ayudará a desarrollar tus habilidades sociales.
  8. Aprende algo nuevo y actualízate. Aprende a tocar un instrumento, aprende a usar un ordenador, aprende un nuevo idioma, interésate por conocer todas las funciones de tu teléfono móvil, descubre las nuevas redes sociales… Es normal que al principio te sientas algo torpe, pero créeme, en cuanto hayas integrado los nuevos conocimientos, te verás más inteligente.
  9. Relájate. Tu cerebro necesita hacer una pausa de vez en cuando, así que dedica también unos minutos al día a meditar.
  10. Escribe a mano para mejorar la comprensión y la memoria.  Anotar lo que aprendes te ayudará a memorizarlo mejor, así que no dudes en tomar apuntes. También puedes llevar un diario personal y escribir en él lo que te apetezca con total libertad.
  11. Viaja. El simple hecho de descubrir otros lugares y pasear por nuevas ciudades estimulará tu cerebro. Además el contacto con otras culturas enriquecerá tus conocimientos. Aprovecha la ocasión para abrir tu mente y conocer personas con ideas distintas a las tuyas, no tienes por qué compartir su opinión, pero seguro que puedes nutrirte de ese contacto.
  12. Habla contigo misma/o en voz alta. Aumentarás tu inteligencia hablándote, mejor hazlo en privado para evitar malentendidos 🙂  No dudes en pensar en voz alta, en recitar tu lista de la compra, recordar las tareas pendientes, preguntarte dónde dejaste las llaves,  etc. Este hábito también te servirá para observar el tipo de ideas que rondan tu mente diariamente, de este modo podrás detectar los pensamientos negativos recurrentes y ponerles freno.

Si quieres más información sobre el tema, hazte con el libro de Tony Buzan Tu cerebro más joven para aumentar tu memoria en una semana.

Gracias por leer y compartir.

 

 

 

Secretos de Eterna Juventud

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Diariamente podemos observar en los medios de comunicación cómo se asocia la eterna juventud con la apariencia física externa de chicas de 23 años. Sin embargo, las personas que ya hemos pasado de largo los 24 sabemos que lo que queremos es tan realista como vivir todo el tiempo posible en las mejores condiciones posibles.

El cuerpo humano tiene fecha de caducidad

La Comunidad científica llegó a la conclusión de que el ser humano podría llegar a vivir unos 120 años. Es importante tener en cuenta que nuestro organismo se encuentra en continuo cambio y que irá envejeciendo hasta cesar su funcionalidad. Este hecho va a provocar la irremediable muerte biológica de nuestro cuerpo, pero debemos reconocer que 120 años es una generosa fecha de caducidad ¿No crees?

Precisamente Jeanne Calment es la persona de la contemporaneidad científicamente documentada que vivió hasta bien entrados los 122 años (1). Jeanne practicó esgrima hasta sus 85 años y se desplazó en bicicleta hasta los 100, también sobrevivió a las muertes prematuras de su hija y su nieto. Ella afirmaba que el secreto de su longevidad se encontraba en la ingesta diaria de chocolate, y que el elixir de su apariencia juvenil era el aceite de oliva que usaba para el cuidado de su piel.

Datos históricos

Un dato de interés (2): en España la esperanza de vida media aumentó 40 años en solo un siglo (de 1910 a 2009).

Mantenerte joven hoy en día es muy sencillo. Solo tienes que hacerte el firme propósito de llegar a la máxima edad en las mejores condiciones físicas, mentales y emocionales.

Tanto si reconoces esa juventud en ti como si piensas que ya la has dejado atrás, ten en cuenta que:

  • Si crees que los 67 años no van a llegar nunca, mejor cambia el chip y empieza a cuidarte cuanto antes, porque llegarán y también querrás sentirte fenomenal entonces.
  • Si crees que la vida termina a los 65 años, te sugiero que cambies de actitud y te cuides a conciencia para disfrutar de todos los años de tu nueva etapa.

No necesitas buscar una fuente oculta en la cima del Himalaya para tomar el elixir de la eterna juventud, el secreto de la longevidad se encuentra en ti. Créeme ya no importan los años que hayas cumplido.

Rejuvenecer en 10 sencillos pasos

  1. Disfruta y ríete todo lo que puedas. Incluye en tu agenda actividades que te diviertan sin poner en riesgo tu salud. Intenta reducir las tareas que te disgustan o realizarlas de una manera diferente para que te resulten más llevaderas.
  2. Cuida tu cerebro. Ejercita tu mente diariamente.
  3. Duerme 8 horas. Recuerda que la falta de sueño favorece la obesidad y el estrés.
  4. Ejercita tu cuerpo. Si no puedes caminar 30 minutos al día, estira o realiza cualquier otra actividad física regularmente.
  5. Socializa. Conocerás gente nueva viajando, apuntándote a clases, formando parte de un club de tu interés o haciéndote voluntario de alguna asociación.
  6. Medita. No pienses demasiado, dedica diariamente algunos minutos a escuchar tu cuerpo y acallar tu mente.
  7. Reduce el estrés. Habla menos de lo que tienes pendiente y ponte con ello. Haz pausas para descansar entre cada tarea y gestiona tus emociones negativas.
  8. Aliméntate adecuadamente con una dieta baja en calorías y rica en nutrientes.
  9. Lleva un ritmo de vida saludable y concédete tu tiempo para hacer las cosas.
  10. Responsabilízate de tu salud. Además de realizar las correspondientes revisiones periódicas, también puedes consultar todas tus dudas a tu médico o naturópata, buscar información alternativa en Internet, ampliar tus conocimientos con cursos o libros. Cuidarte debe ser tu prioridad.

Para cerrar estos consejos he elegido una frase que me encanta “Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años” Abraham Lincoln. Gracias por leerme, cuidarte y compartirlo.

Si quieres ampliar tu información sobre el tema hazte con el libro “Las fuentes de la eterna juventud” y “Mantenerse joven no es cuestión de edad

(1)Wikipedia  (2)¿Por qué vivimos más? Juan Manuel García González, Universidad de la Rioja

¿Cómo ser feliz trabajando?

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Cuando empecé a trabajar creía que el único objetivo de aquello era conseguir un sueldo decente a cambio de un gran esfuerzo. Pero algo ya me decía entonces que ese no era el camino. Hace tiempo que no trabajo solo por dinero, prefiero medir la temperatura de mi satisfacción emocional y hacerme preguntas como:

  • La empresa en la que trabajo ¿Está en sintonía con mis valores?
  • El horario ¿Me permite llevar el estilo de vida que deseo?
  • El entorno ¿Contribuye al desarrollo de mis aptitudes y capacidades?

Puede que aún no estés trabajando en aquello que te apasiona, en ese caso dedícate a trabajar para aprender. Aprovecha ese puesto para poner tus propios talentos al servicio de otros. Créeme, esa actitud será la que marque la diferencia entre trabajar con resignación para pagar tus facturas y trabajar para crecer.

Hagas lo que hagas, recuerda que la máxima satisfacción de tu trabajo reside en el servicio al cliente. Cuando resuelves un problema o cubres una necesidad de otra persona, aportas valor al mundo.

Si hay algo que me rechina del ámbito laboral es la palabra “empleado”, en una de sus acepciones es sinónimo de “usado”. Es curioso que en ocasiones nos sintamos atrapados en un puesto de trabajo alienante que incluso puede llegar a mermar nuestros dones innatos. Esto ocurre porque el crecimiento es imposible cuando estás en estrés, el miedo anula tus virtudes e impide el aprendizaje. 

Si por causalidad te encuentras ahora en esa situación tienes dos opciones:

Cambiar el enfoque

  1. Pon el foco en lo positivo y concéntrate únicamente en los resultados que quieres atraer.
  2. Trabaja de manera excelente. Tú eres una persona excelente así que, te paguen lo que te paguen, trabaja para dejar a tu jefe con la boca abierta. Si trabajas en una cafetería, haz que tu café y tu servicio sean impecables.
  3. Supera la animadversión al error. Saber te da la oportunidad de enseñar, pero no saber te da la oportunidad de aprender.
  4. Acepta la ayuda de otros y disfrutarás doblemente cuando ofrezcas ayuda a los demás.
  5. No dramatices, el buen humor también es imprescindible para afrontar los problemas.
  6. Respecto a tus compañeros o clientes, recuerda que cada persona está en su propia etapa evolutiva.
  7. No admitas faltas de respeto de tus interlocutores. Existe una delgada línea entre la crítica constructiva y el abuso, aprende a reconocerla.
  8. Dejar de quejarte. Lo de “necesito desahogarme” está ya muy manido. La queja es una energía negativa que el otro no recibe, solo la padeces tú y genera malestar en el entorno laboral.

 

Dejar el trabajo

En algunas ocasiones de tu vida necesitarás cambiar de entorno para crecer. Si sufres ansiedad laboral, toma acción ya. Recuerda que pasamos un tercio de nuestro día trabajando y sentirte mal con lo que haces afectará negativamente a tu calidad de vida. Te pido que no esperes a terminar de leer este artículo, actualiza tu currículum y envíalo a todas las empresas en las que verdaderamente te gustaría trabajar.

Que sí. Que tienes que pagar la hipoteca, que hay crisis, que no hay trabajo, que la culpa de todo la tienen los políticos y tu karma ¿Quieres vivir desde el victimismo o desde la responsabilidad?

Ahora que he empezado a caerte mal, te contaré que “poner verde” a tu jefe y/o compañeros a sus espaldas solo empeorará la situación. Así que es momento de acallar esa vaga y penosa vocecita para poner toda tu energía en resolverlo ¡Implícate en tu desarrollo profesional! Sé que te resultará duro asumirlo, pero somos libres de elegir lo que hacemos en cada momento.

De verdad lamento resultar impopular, pero la responsabilidad de conseguir ese trabajo que haga que te brillen los ojos es únicamente tuya. Así que sigue buscando, o mejor aún, descubre tu misión de vida e invéntate esa profesión.

Te confieso que después de haber pasado por alguna que otra incómoda -pero necesaria- etapa laboral, por fin he elegido ser feliz en mi trabajo cada día. Durante 30 horas a la semana me dedico a dar lo mejor de mí en un entorno de crecimiento continuo. El resto del tiempo, pongo la misma dedicación en mi proyecto personal.

Aprovecho la ocasión para recomendarte algunos de los libros que me inspiraron, y que sin duda te ayudarán a hacer realidad tus sueños.

 

Gracias por formar parte del Club de las Malas Maneras. Si te han gustado estos consejos ¡Compártelos!

 

Los 10 mandamientos de los Padres Sanos

Tiempo de Lectura: 2 minutos

¿Qué harías si te cruzaras con una persona tóxica? A esta pregunta la mayoría contestamos desde la sensatez: huir. Pero ¿Qué puedes hacer cuando las personas tóxicas son tus padres o educadores? Cuando las mismas personas que te cuidan son las que te dañan ¿Qué puedes hacer durante la etapa infantil si eres un ser dependiente e indefenso?

Obviamente,  la huida no es una opción. Por tanto, cada niño desarrolla su propio antídoto (personalidad o comportamiento) para contrarrestar esa toxicidad y poder sobrevivir en el entorno que “le ha tocado”. Una familia disfuncional y la consecuente inestabilidad emocional pueden dejar graves huellas hasta la adultez. Esos daños te acompañarán durante toda tu vida si no lo remedias.

Por lo general, los padres tóxicos son descendientes de otros cuidadores tóxicos -tus abuelos-. Seguramente podrías descubrir toda una saga de hijos heridos en tu propia familia. Pero esa herencia tóxica no justifica la falta de toma de conciencia. Cuando comprendes que eres heredero del insano legado, es momento de aceptarlo y tomar las medidas necesarias para cortar con ese comportamiento de una vez por todas.

Que tus padres sean tóxicos y que estés leyendo este artículo son señales inequívocas de que tú eres la persona elegida. Te animo a sanar tu infancia para liberarte de la pesada carga que esas experiencias dolorosas te dejaron.

Si ejerces el maternaje hay ciertos comportamientos que debes evitar a toda costa. Toma nota de estos 10 mandamientos para Padres Sanos:

  1. Te amarás a ti mismo sobre todas las cosas. Solo así tendrás la capacidad de amar a tu hijo.
  2. Pondrás límites a tu hijo con sumo respeto.
  3. Santificarás las emociones de tu hijo y le permitirás expresarlas libremente.
  4. Honrarás las decisiones de tu hijo y considerarás su opinión.
  5. No insultarás, humillarás ni pegarás a tu hijo en ninguna circunstancia.
  6. No obligarás a tu hijo a dar muestras de cariño (falso) si no lo desea.
  7. No robarás la ilusión de tu hijo y alentarás sus sueños.
  8. No corromperás a tu hijo obligándole a mentir o a guardar secretos.
  9. No chantajearás emocionalmente a tu hijo para manipularle a tu antojo.
  10. No culparás a tu hijo de tus propios problemas o frustraciones.

Afortunadamente ni papá ni mamá tienen ya la sartén por el mango. Eres una persona adulta capaz de limpiar cualquier resto de toxicidad que hubiese quedado en ti. No dudes en ponerte manos a la obra, y recuerda que el mundo cambia cuando tú cambias.

Para dejar de sufrir tu infancia te recomiendo que te hagas con el estupendo libro de Victoria Cadarso “Abraza a tu niño interior”.

Gracias por quedarte conmigo y compartir.

Meditar ¡Y nada más!

Tiempo de Lectura: 2 minutos

La siesta es una costumbre romana acertadamente respetuosa con la cronobiología humana. Yo soy una gran fan de la de 25 minutos por sus numerosas virtudes: previene el agotamiento físico y mental, reduce el estrés, favorece todos los procesos mentales, mejora la circulación sanguínea, etc.

En contadas ocasiones pude darle la prioridad deseada, así que finalmente opté por sustituir la siesta de las 16:00 h por 10 ó 20 minutos de meditación.

He de reconocer que disfruto de las cosas sencillas y que prefiero simplificar las que me parecen complejas. Frecuentemente asociamos la meditación a complicadas técnicas orientales de posturas imposibles, ambientadas con inciensos y velas, acompañadas de música trascendental, en un entorno monacal y rodeadas de cierto misticismo.

Esa forma de hacerlo me parece ideal, pero difícilmente encajaría en mi estilo de vida. Hace diez años encontré una alternativa, me resultaba tan fácil que no dudé en practicarla a diario. Si tú tampoco quieres renunciar a los beneficios de la meditación, toma nota:

  1. Pídele a tu familia o compañeros de trabajo que no te interrumpan
  2. Si crees que lo vas a necesitar, coloca una alarma para saber cuándo debes terminar o pídele a otra persona que te avise suavemente
  3. Siéntante de forma cómoda, con la espalda y el cuello erguidos (no rígidos)
  4. Asegúrate de tener la planta de los pies totalmente apoyados en el suelo y la espalda descansando en el respaldo de la silla
  5. Une tus dedos pulgar e índice -como si dibujases un OK-
  6. Coloca las manos sobre tus piernas con las palmas hacia abajoIMG_4894
  7. Respira profundamente: inhala, mantén la respiración unos segundos (apnea) y exhala. Repite al menos tres veces
  8. Cierra los ojos
  9. Relájate y no pienses en nada
  10. Es posible que lleguen a tu mente pensamientos diversos, déjalos pasar, no los juzgues ni luches contra ellos. No te preocupes si te distraes, sencillamente vuelve a tu meditación
  11. Transcurrido el tiempo que hayas establecido, respira profundamente (al menos tres veces antes de abrir los ojos)
  12. Abre los ojos lentamente y empieza a moverte con suavidad para “despertar” tu cuerpo poco a poco.

Esta sencilla forma de meditar únicamente requiere una silla y 10 minutitos de tu tiempo. Además, también podrás meditar cuando tu vecino esté reformando su casa, incluso puedes hacerlo en el coche.  Aún a riesgo de aclarar algo obvio: si meditas en el coche, asegúrate de que esté bien estacionado 😉

En poco tiempo y con la práctica diaria, notarás que cada vez son menos los pensamientos que te “enredan” ¡Medita! Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Y mis agradecimientos son hoy para ti por haber leído esta entrada y también para una maestra de profesión, Nicol “La Viajera”, por descubrirme esta sencilla y efectiva meditación.

¿Te ha gustado? Por favor ¡Compártelo!

Música para ser más feliz

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Escuchar música nos pone de buen humor, reduce la presión sanguínea, mejora la función muscular y nos protege de la neurodegeneración. No me canso de repetirlo: la música es beneficiosa para la salud. Desde la que escuchamos para relajarnos o concentrarnos hasta la que nos anima a movernos. De hecho, nuestras canciones favoritas son tan poderosas que nos hacen levantarnos de la silla, bailarlas, tararearlas, silbarlas o acompañar su compás con los pies.

Hasta ahora, los científicos no habían podido descubrir cómo afecta exactamente la música a nuestro cerebro. Sin embargo, un estudio realizado en la Universidad de Helsinki (Finlandia) muestra los efectos biológicos y moleculares de escuchar música clásica. Este grupo de investigadores descubrió que escuchar música mejora la actividad de los genes implicados en la secreción y el transporte de la dopamina, la función de sinapsis, el aprendizaje y la memoria (1).

¿Qué ocurre cuando escuchas música?

  • Que bajan tus niveles de ansiedad;
  • Que aumenta tu inteligencia y mejora tu memoria;
  • Que tu cerebro segrega dopamina, un neurotransmisor que ayuda a reducir los impulsos de comer de manera descontrolada;
  • Que mejora tu estado de ánimo y te convierte en una persona más positiva;
  • Que retrasa el envejecimiento de tu cerebro;
  • Que te motiva a hacer ejercicio;
  • Que induce emociones placenteras y contribuye a paliar el dolor;
  • Que ayuda a la recuperación de los enfermos;
  • Que contribuye a mejorar el tratamiento de enfermedades como la enfermedad de Parkinson, el síndrome de Tourette, el Alzheimer y algunas formas de autismo;
  • Que favorece el aprendizaje. Recuerda que la educación musical fomenta el desarrollo del cerebro en los niños.

¿Cuándo puedes escuchar música?

Como dar consejos es gratis, te recomiendo que lo hagas a diario:

  • Por las mañanas, mientras estás en la ducha o preparas el desayuno.
  • De camino al trabajo.
  • Mientras sales a pasear con tu mascota.
  • En la oficina, en el taller… Unos temas instrumentales alegres y suaves para que no molesten a tus compañeros o clientes.
  • Mientras haces las tareas del hogar que menos me gustan (durante la colada, mientras cocinas o planchas..)
  • Para jugar con tus hijos
  • Algo de música relajante de fondo durante tu meditación o mientras lees antes de ir a dormir.

Listados de música positiva para tu día a día

Existe música que nos mueve por dentro. Hay canciones que nos conmueve porque las hemos asociado a eventos concretos de nuestra vida y nos evocan emociones pasadas. Pero también encontramos canciones que, sin estar ancladas a nuestras vivencias personales, consiguen “ponernos contentos”. Son canciones que al escucharlas, ya sea por su melodía o su letra, nos transmiten positivismo y alegría, y también nos inyectan esperanza y fortaleza.

Comparto contigo un par de listados de música con temas que te dan buen rollo, son de melodía alegre y/o letra positiva. Hay para todos los gustos, pero tus sugerencias para completar cada listado son más que bienvenidas. Tienes a tu disposición una sesión en español:

Y otra en inglés:

Gracias por acompañarme en este ratito. Si te ha gustado el tema, te animo a compartirlo con otras personas ¡Hasta la próxima entrada!

(1) https://peerj.com/articles/830/

Dieta energética

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Estoy encantada de compartir contigo esta dieta energética que reforzará tu sistema inmunológico. Tener una rutina alimenticia semanal también te ahorrará mucho tiempo y dinero.

Para elaborarla he tenido en cuenta tres factores importantes:

  1. El ritmo cronobiológico del sistema digestivo.
  2. Las raciones recomendadas de nutrientes útiles para el metabolismo orgánico: el agua, los minerales, las vitaminas, los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas.
  3. La adecuada combinación de alimentos facilita los procesos digestivos.

En base a ello, a tus preferencias y al tiempo que quieras dedicar a cocinar,  puedes elaborar tu propia guía semanal.

Descarga esta sencilla dieta y pégala en tu nevera. Recuerda que es general y de carácter orientativo. Puedes adaptarla y modificarla como prefieras. Aquellas personas con problemas de diabetes, colesterol, celiaquía e intolerancias alimenticias tendrán que seguir las indicaciones de su médico o naturópata y sustituir los alimentos sugeridos.

Dieta Semanal

LUNES
Desayuno. Leche vegetal con cereales ó muesli.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada multicolor y Arroz integral (yo prefiero el basmati)
Merienda. Galletas integrales y leche vegetal con cacao puro y panela.
Cena. Ensalada verde y Tortilla de verduras ó Puré de verduras con Huevo duro.

MARTES
Desayuno. Té verde y tostadas integrales con aceite de oliva virgen extra (AOVE)
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada con 1/2 aguacate y Pasta integral (al pesto o con pisto).
Merienda. Frutos secos y té verde.
Cena. Ensalada con tamari y Verduras a la plancha, al vapor ó a la parrilla.

MIÉRCOLES
Desayuno. Leche vegetal con cereales ó muesli.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada y Paella vegetal de quinoa
Merienda. Té verde y Tortitas de arroz con crema de cacao. Porque te gusta y porque te lo mereces.
Cena. Ensalada con semillas y Crema de verduras.

JUEVES
Desayuno. Té verde y tostadas integrales con aove y tomate.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Cous-cous, Trigo sarraceno o Mijo con Verduras salteadas.
Merienda. Té verde y Yogurt con muesli.
Cena. Medio aguacate y Pan Pita vegetal (verduras crudas y cocinadas) ó Ensalada y Guisantes/Champiñones.

VIERNES
Desayuno. Leche vegetal con cereales ó muesli.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada y Legumbres (lentejas, garbanzos, alubias)
Merienda. Té verde y Palitos de zanahoria cruda.
Cena. Ensalada con semillas y Caldo de verduras.

SÁBADO
Desayuno. Té verde y tostadas integrales con aove y ajo.
Tentempié. Té verde y pieza de fruta, a elegir tu favorita entre: manzana, piña, frambuesa, sandía arándanos, melocotón, plátano melón, pera o granada.
Almuerzo. Ensalada, Patatas al horno con la piel y alcachofas con ali-oli.
Merienda. Crackers integrales o Tortitas de arroz con Paté de olivas o vegetal.
Cena. Ensalada verde con limón y Pescado azul (salmón, caballa, palometa, sardina).

Recomendaciones

Mediterráneamente te sugiero que dejes las sardinas para tus cenas de verano.

Una alternativa vegetariana para las cenas del lunes y del sábado pueden ser: Tofu con aceite de linaza y Verduras de hojas verdes con nueces/almendras/semillas de chía.

Para despertar el cuerpo es recomendable tomar un vaso de zumo de frutas o un vaso de agua templada con unas gotas de limón al menos 30 minutos antes del desayuno.

Si vas a endulzar tu té o infusión hazlo con stevia de certificación orgánica.

Si te gusta, puedes añadir cacao amargo a la leche.

Para darle un toque diferente a las tostadas de cada mañana añade a tu aceitera otros ingredientes al gusto: laurel, romero, pimienta negra, ajo o pimiento chile.

Es recomendable consumir fruta y verdura de temporada. Su aporte nutricional se adapta a las necesidades del organismo de acuerdo a las condiciones climatológicas de cada estación.

Si eres de las personas a las que no les gusta la fruta puedes prepararte un batido y condimentarlo  (smoothie para los más modernos). Mis ingredientes favoritos son: manzana, zanahoria, naranja y jenjibre.

20160426_194230La base de mis ensaladas suelen ser de: lechuga, rúcula, escarola, col, zanahoria, albahaca o endivias. Pero también las puedes hacer de algas o de otras hojas que encuentres en tu mercado local.

Aliña tus ensaladas aceite de oliva crudo, si es ecológico y prensado en frío ¡Mucho mejor! Sal del Himalaya (o sal marina sin refinar) y pimienta negra.

Hay quien no pueden pasar sin culminar su comida con una pieza de fruta de postre. Si es tu caso, mejor termina con: manzana, pera, papaya o granada.

Para que tu dieta saludable no se convierta en un suplicio es altamente recomendable que la adaptes a tu paladar y necesidades. Recuerda que siempre hay una alternativa.

Si almorzaras en estado de nerviosismo, de enfado o simplemente no disfrutases de lo que estuvieras degustando, convertirías tu comida en veneno. Así que, mantén las preocupaciones alejadas de tus alimentos.

Ya habrás observado que he excluído el domingo y es que… Sí, ese día me regalo alguna salida de tono acompañada de queso roquefort y de una copita de vino tinto.

Encontrarás más información sobre la dieta disociada en el libro “Alimentación Consciente” de Suzanne Powell y en “Menus Conscientes” encontrarás una variedad de ideas que te ayudarán a elaborar tu propia dieta.

 

GRACIAS por leer. Comparte conmigo tus recetas saludables o comenta tus consejos sobre alimentación equilibrada.

10 razones para bailar, bailar y bailar

Bailando
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Uno de los elementos principales en materia de prevención de enfermedades es la actividad física regular.

Aunque se suele asociar al deporte, cada vez es mayor el abanico de actividades físicas alternativas. Precisamente ayer me comentaba una amiga que estaba encantada con sus clases de Body Balance: una técnica coreografiada que combina yoga, estiramientos, pilates y taichí.

Es aconsejable que cada persona se encargue de ajustar la duración e intensidad de su actividad favorita a su forma física.

Recomendaciones de la OMS por grupos de personas según su edad

  • Entre 5 y 17 años: al menos 1 hora diaria de actividad física moderada o vigorosa;
  • A partir de los 18 años: al menos 2 horas y media de actividad física moderada a la semana ó 1 hora y cuarto de actividad física vigorosa a la semana;
  • Ancianos que no pueden realizar la cantidad recomendada por problemas de salud: deben mantenerse tan activos como se lo permitan sus capacidades.

A las personas del segundo grupo yo les recomendaría al menos 3 horas de actividad física aeróbica a la semana, así sea vigorosa (como correr) o moderada (como caminar). Sin lugar a dudas, yo prefiero bailar.

Beneficios del baile a la salud física y mental

  1. Bailando mejoras tu imagen porque tonificas tu musculatura. Además el consumo de calorías te ayuda a mantener un peso saludable.
  2. Aumentas tu capacidad cardio-respiratoria, activas tu circulación y se reduce el riesgo de padecer cardiopatías.
  3. Adquieres mayor conciencia corporal. Podrás corregir malas posturas y otros hábitos responsables de algunas de las dolencias musculares.
  4. La danza es un sistema creativo con el que descubrir y expresar la propia personalidad: tu fuerza, tu sensibilidad, tu energía o tu sensualidad.
  5. Bailar mejora tu estado de ánimo porque tu organismo segrega endorfinas y aumenta los niveles de serotonina.
  6. Improvisar, aprender nuevos movimientos y coordinarlos al ritmo de la música ejercita tu memoria, aumenta tu inteligencia y rejuvenece tu cerebro.
  7. Bailando canalizas tus emociones y se reducen los niveles de estrés.
  8. Al bailar socializas porque te relacionas con otras personas. También abres tu mente a la diversidad cultural porque el baile te acerca al folclore de otros pueblos del Mundo.
  9. Optimiza tu equilibrio y aumenta tu flexibilidad. El baile reduce el riesgo de caídas en personas de avanzada edad.
  10. El baile es terapéutico y sabes que al realizar esta actividad te estás encargando de prevenir el sendentarismo en tu vida. Por eso, porque te gustas más y te sientes mejor, el baile aumenta tu autoestima y te aporta seguridad.

Como para gustos, los colores te sugiero que elijas tu favorito: psicoballet, flamenco, biodanza, tango, ritmos latinos, bailes de salón, danzas orientales, swing, ballet, ritmos africanos, rock & roll, danza contemporánea, claqué, bailes regionales, pole dance, danza medieval, etc.

Y después ¡Que te quiten lo bailáo! Gracias por leer y compartir.

Vivir a buen ritmo

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Si aún tienes asuntos pendientes en tu lista de buenos propósitos, el comienzo de la semana o del mes te brinda otra oportunidad. Establecer un ritmo de vida saludable en tu rutina diaria colmará tu cuerpo de la vitalidad que necesitas para afrontar los nuevos desafíos.

A fin de optimizar las digestiones y de conseguir un mayor rendimiento físico y mental es importante que ajustes tus horarios a los ritmos circadianos del cuerpo.

El organismo dispone de un reloj interno que regula sus procesos de absorción y depuración, por eso realizar la ingesta de alimentos a una hora determinada favorecerá tus digestiones, la función intestinal y la calidad de tus horas de sueño.

24 horas del día

  • 7:00 h Despertador
  • 7:30 h Desayuno. A esta hora ha parado la secreción de melatonina que regula los ciclos de sueño y vigilia
  • 8:30 h Reactivación del intestino
  • 11:00 h Tentempié
  • 10:00 h – 13:00 h Estado de máximo despertar. Momento perfecto para realizar aquellas tareas que exigen mayor concentración
  • Almuerzo. Mejor de las 15:00 h
  • Reposo. Entre 10 y 20 minutos (descanso, meditación o siesta)
  • 17:00 h Merienda
  • 16:00 h – 19:00 h Momento de mayor rendimiento físico. Si realizas ejercicio aeróbico, finaliza antes de las 20:00 h
  • Cena. Antes de las 21:00 h
  • 22:30 h Se interrumpen los movimientos intestinales
  • 23:00 h. Dormir de 7 a 8 horas diarias. Ten en cuenta que las horas de sueño también influyen en la regulación del apetito.

Recomendaciones

Visualiza los éxitos que quieres lograr durante la jornada, comienza el día imaginando tus proyectos concluidos y tus metas alcanzadas.

Es aconsejable estirar a diario para despertar tu cuerpo con suavidad.

Incluye zumos y fruta en tu desayuno. También puedes llevar una dieta equilibrada sin renunciar a tus tostadas de la mañana.

Realizar 5 comidas al día evitará que tu cerebro solicite una mayor ingesta de grasas. Deja como mínimo un espacio de 3 horas entre cada comida.

Cuando cambies de postura, de actividad o de habitación respira lenta y profundamente hasta el máximo de tu capacidad. Tu cerebro agradecerá una ración extra de oxígeno.

Realiza algún ejercicio aeróbico al menos 3 veces por semana (30 minutos).

En el transcurso de la semana encuentra momentos para aprender algo nuevo o disfrutar de tus aficiones.

Dedícate un momento semanalmente: canta tus canciones favoritas a pleno pulmón o mímate con un baño de espuma y velas.

No dejes pasar la ocasión de reír a carcajadas, sonríe cuando te mires al espejo y mientras hablas con otras personas.

El proceso que conocemos como “hacer la digestión” tiene una duración mínima de 2 horas (hasta 4 horas en caso de haber ingerido grasas). Lo ideal es ir a dormir al menos 2 horas después de la cena.

Para tener un sueño reparador, toma una infusión relajante antes de meterte en la cama.

Una vez en la cama, aprovecha para dar gracias por algo bueno que te haya ocurrido durante el día o simplemente para agradecer aquello que tienes.

GRACIAS por leer, comentar y compartir.